Trastorno de conversión

El trastorno de conversión también denominado trastornos disociativos, se trata de una afección de salud mental cuyos síntomas afectan al comportamiento y son similares a los de una enfermedad neurológica, pero que no son consecuencia de ninguna enfermedad física ni pueden explicarse a través de una valoración médica.

El trastorno de conversión afecta a personas de cualquier edad y tanto a hombres como a mujeres. Es más frecuente en las zonas rurales, entre personas con menor nivel educativo y socioeconómico.

Causas

Los síntomas pueden presentarse como consecuencia de un conflicto psicológico.

En general suelen comenzar repentinamente tras una experiencia estresante. Aquellas personas que tienen una afección médica, un trastorno de personalidad o trastorno disociativos, presentan mayor riesgo de presentar este trastornos.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Antecedentes de enfermedad psicológica o de la personalidad
  • Antecedentes familiares de desórdenes por conversión o enfermedad crónica
  • Desórdenes de la personalidad coexistentes como ser personalidad pasiva -dependiente, histriónica o pasiva-agresiva
  • Abuso físico o sexual sobre todo en la niñez
  • Condiciones psiquiátricas coexistentes como ansiedad o depresión

Quienes padecen el trastorno de conversión, no simulan los síntomas y se estima que los síntomas físicos son una forma de resolver el conflicto interior de quien lo padece. Un ejemplo es que una persona que experimenta sentimientos violentos que la llevan a sentir un impulso irrefrenable por golpear a alguien, experimente el síntoma físico de que sus brazos quedan totalmente entumecidos, como forma de frenar ese impulso.

Síntomas

Los síntomas incluyen la pérdida de una o más de las funciones corporales como ser:

  • Incapacidad para hablar
  • Parálisis
  • Ceguera
  • Entumecimiento

Los síntomas característicos del trastorno son:

  • Síntoma debilitante que comienza de manera repentina
  • Ausencia de preocupación, la que en general se da con un síntoma grave
  • Antecedentes de un problemas psicológico que mejora una vez que aparece e síntoma

Tratamiento

La psicoterapia y las técnicas que ayudan a manejar el estrés pueden ser de utilidad para reducir los síntomas.

Las partes afectadas del cuerpo o las funciones físicas, requerirán de tratamiento fisioterapéutico a fin de recuperarse hasta que los síntomas desaparezcan. Un ejemplo, es un brazo que esta paralizado, debe ser tratado con ejercicios para que no se pierda la musculatura.

Pronóstico

Los síntomas suelen durar de unos días a algunas semanas y pueden desaparecer súbitamente. En general, el síntoma en sí no es potencialmente mortal, sin embargo, las complicaciones pueden llegar a ser debilitantes.

Puntaje: 
Sin votos aún