Síndrome de Tourette

Se trata de un trastorno neurológico que se caracteriza por movimientos involuntarios, estereotipados y repetitivos y la emisión de sonidos vocales denominados tics. Es probable que las personas que padecen este síndrome, repita palabras y groserías de manera repentina (poco frecuente).

Los primeros síntomas suelen observarse desde la infancia, generalmente a partir de entre los 7 y los 10 años de edad y afecta más a los varones que a las mujeres.

Cerca de 200.000 estadounidenses padecen la forma más severa del síndrome.

Si bien el síndrome de es una condición crónica, cuyos síntomas persisten durante toda la vida, en la mayoría de los casos los síntomas más severos suelen presentarse en los primeros años de la adolescencia y van mejorando hacia la vida adulta.
Aproximadamente, un 10% de los afectados presenta un cuadro progresivo que subsiste hasta la mayoría de edad.

Causas

La causas es desconocida pero hay investigaciones que asocian este síndrome con anormalidades en algunas regiones del cerebro, circuitos que hacen la interconexión con éstas y los neurotransmisores que llevan a cabo la comunicación entre las células nerviosas.

Síntomas

Los tics se clasifican en simples o complejos:

Tics simples:

  • Movimientos repentinos, breves y repetitivos que incluyen varios grupos musculares
  • Los tics simples más frecuentes incluyen parpadeo y otros gestos visuales como encogimiento de hombros, muecas faciales, sacudones de cabeza
  • Las vocalizaciones sencillas pueden abarcar gruñidos, aclarar la garganta, olfatear, resoplar

Tics complejos:

  • Patrones de movimientos específicos que incluyen varios grupos musculares
  • Los tics complejos pueden incluir muecas faciales combinadas con encogimiento de hombros, torcedura de cabeza
  • Otros tics pueden parecer deliberados e incluir manoseo de objetos, olfateo, brincos, saltos, torcer el cuerpo o agacharse
  • Los tics vocales complejos pueden incluir palabras o frases. Coprolalia (el decir obscenidades) o ecolalia (repetir palabras o frases de otras personas)
  • Movimientos motores automutilantes como pegarse en el rostro

Los primeros síntomas suelen aparecer en la cabeza y el cuello y avanzar hasta incluir otros músculos del tronco y las extremidades. Los tics motores en general anteceden el desarrollo de los tics vocales y los tics simples a los complejos.
Algunos tics son antecedidos por un impulso premonitorio, es decir un impulso irresistible o sensación en el grupo muscular afectado.

Hay personas que padecen el síndrome de Tourette que describen una necesidad de realizar el tic de determinada manera o determinada cantidad de veces para aliviar la necesidad.

Los tics generalmente empeoran cuando la persona está nerviosa, ansiosa o excitada y se alivian durante las actividades que requieren de concentración y calma. Hay determinadas cosas que puede favorecer o aumentar los tics. Por ejemplo escuchar a alguien más aclarar la garganta, puede hacer que quien padece el síndrome también lo haga. Los tics no desaparecen durante las horas del sueño pero se atenúan.

Trastornos asociados al síndrome de Tourette

Tratamiento

La mayoría de los pacientes con síndrome de Tourette no presentan una gran discapacidad como consecuencia de sus tics o síntomas y por ende no requieren de medicación. Pero hay casos en los que la medicación ayuda a controlar los síntomas, cuando estos interfieren con la vida cotidiana.

Entre los medicamentos utilizados para el tratamiento del síndrome de tourette están:

  • Haloperidol (Haldol)
  • Pimozida (Orap)
  • Clonidina (Catapres)
  • Flufenazina (Prolixin, Permitil)
  • Clonazepam (Klonopin)
  • Risperidona (Risperdal)

Otros tratamientos pueden implicar:

  • Psicoterapia
  • Asistencia socio-psicológica
  • Terapias de comportamiento pueden ayudar a sustituir los tics poco aceptables
  • Uso de técnicas de relajación pueden servir para aliviar las reacciones de estrés que provocan un incremento de los tics
Puntaje: 
Sin votos aún