Judio

Oliver McAfee es un turista británico que desapareció en Jerusalén el pasado mes de noviembre de 2017 y las autoridades creen que fue víctima del llamado síndrome de Jerusalén. Se trata de un extraño trastorno psiquiátrico en el cual las víctimas se creen profetas, manifiestan psicosis o ilusiones religiosas al visitar Israel y se inclinan por visitar lugares religiosos. Según un artículo académico del psiquiatra israelí Yair Bar-El, se trata de la última manifestación de otro trastorno principal como desordenes de la personalidad o esquizofrenia.

El Profesor Eliezer Witztum, uno de los mayores expertos en la materia en Israel que lleva décadas estudiando el fenómeno, dice sobre el turista desaparecido:

Todo hace pensar que el turista podría haberse adentrado en el desierto bajo sus efectos.

Aproximadamente entre unas 50 y 100 personas que visitan Israel con fines turísticos, presentan este síndrome y terminan en el Hospital Psiquiátrico de Kfar Shaul, en Jerusalén. Afecta principalmente a personas cristianas con alguna otra patología psiquiátrica anterior y se desconoce por qué, pero es más común en los anglosajones.

Witztum explica sobre ello:

No sabemos por qué pero es un hecho constatado. Igual que generalmente afecta a personas muy religiosas o que, sin serlo, en algún momento de su vida descubren el fervor religioso y al pisar Tierra Santa se desencadena la patología.

Cada año alrededor de 100 turistas presentan desordenes asociados a este mal. Se les suele ingresar unos días y una vez que se estabilizan son devueltos a su lugar de origen.

.Suele ser un shock temporal pero aún así casi la mitad terminan ingresados. Tan sólo cuatro o cinco suelen presentar la variante más grave de la enfermedad que les deja secuelas de por vida.

El Dr. Moshe Kalian, psiquiatra de Jerusalén y una de las mayores autoridades médicas en el tema señala:

El síndrome de Jerusalén no es una enfermedad por sí misma pero generalmente sí es consecuencia de una enfermedad que la persona trae desde antes, como un desorden mental o una enfermedad física.

Witztum, por su parte dice:

Son muy raros los casos en los que una persona mentalmente sana sufre un episodio de este tipo. Según los datos que manejamos, el 82% de los afectados por él habían protagonizado con anterioridad otro tipo de patología psiquiátrica o alguna depresión.

Síntomas

  • Ansiedad.
  • Alusiones.
  • Trastornos de personalidad.
  • Usar una sábana blanca como túnica.
  • Visitar lugares sagrados.
  • Hombres que se creen el Mesías y mujeres que se sientes la virgen María.
  • Impulso por aislarse del grupo de viaje y conocer Jerusalén a solas.
  • Cantar, predicar o recitar salmos de la Biblia.
Puntaje: 
Sin votos aún