Ataque de pánico

Los ataques de pánico están dentro de lo que según la Organización Mundial de la Salud denomina trastornos de ansiedad y los considera como una de las grandes plagas del siglo XXI. Estima que afecta a 3 de cada 10 personas alrededor del mundo. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

En América Latina los casos están en franco aumento, Entre otras cosas, porque las crisis coyunturales que generan incertidumbre, así como la vorágine de la vida cotidiana, las exigencias y la competitividad, los favorecen.

La psicóloga Mirta Dall'Occhio, directora del Instituto Sincronía, Buenos Aires, Argentina, explica sobre ellos:

Los ataques de pánico son desregulaciones de ansiedad. El panicoso activa el sistema de alerta del cerebro, que es el que nos prepara para luchar o huir de manera automática en situaciones de riesgo, sin ninguna causa, y eso implica cambios en la neuroquímica del cerebro, en los músculos y emociones.

El director del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción, en Chile, el psiquiatra Benjamín Vicente, señala las razones que favorecen la prevalencia de los ataques de pánico:

Nos encontramos frente a una epidemia de trastornos mentales que tiene que ver con el estilo de vida que llevamos: competencia desenfrenada, exigencia de resultados, la creciente tendencia al consumo de sustancias – las drogas o el alcohol – con las que ilusoriamente buscamos calmar tanta angustia….

…si nos centramos en el trastorno de pánico, la ansiedad generalizada y el trastorno obsesivo compulsivo hay unos 20 millones de afectados y 15 millones que pueden enfermar a lo largo de sus vidas.

Por su parte el psiquiatra Alfredo Cía, especialista en trastornos de ansiedad, Presidente Honorario de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad, expone:

…en este nuevo milenio hubo un notable aumento de la cantidad de gente afectada porque, por un lado hay una conciencia pública y profesional acerca de esta enfermedad que hasta hace poco tiempo quedaba sin diagnosticar, y por el otro, las condiciones actuales de vida y de estrés ambiental crean un marco desfavorable en relación a décadas pasadas, y que pueden actuar como desencadenantes inmediatos. Las presiones socioeconómicas se han incrementado y ciertos factores, como la inseguridad, la sobreocupación, la incertidumbre laboral, el desempleo o la violencia urbana se suman hoy a la exigencia cotidiana a la que los individuos se ven sometidos.

Personalidad que predispone al ataque de pánico

García Bardot, del Instituto Sincronía, dice sobre el perfil de las personas propensas a los ataques de pánico:

…existe en general una personalidad previa al pánico. Tienden a ser personas muy responsables, exigentes, que tratan de resolver todo por su propia cuenta, de manera rápida y eficaz. En general, es una persona con un buen desempeño en casi todas las áreas de su vida.

Son despiertos e inteligentes y es común que hasta el momento del pánico no se hubiesen encontrado con limitaciones ni físicas ni emocionales que le impidieran manejarse exitosamente en casi todo.

Los ataques de pánico en los jóvenes

Si bien en la juventud los ataques de pánico tienen menos frecuencia, la prevalencia va en aumento en esta población.

La psicóloga Cristina Mae Wood, licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, señala sobre este punto:

Hasta los 18 años es menos frecuente, pero a medida que aumenta el estrés con la universidad, el trabajo, las responsabilidades... aumenta la prevalencia.

Marta Navarrete, una española que ha desarrollado fobia social y agorafobia, jefa de redacción de una publicación feminista, explica sobre las nuevas generaciones:

… nosotros hemos crecido en Disney, viendo todo lo bonito en la televisión, sin que nos falte de nada… Y de repente nos damos cuenta de que la vida no es jauja, que es muy dura y nos cuesta asumirlo.

Los jóvenes que sufren esta crisis tienden a sobre exigirse, suelen querer controlar todo y se caracterizan por ser perfeccionistas.

Cía

Cristina Mae Wood, explica que cuando los ataques de pánico se dan en jóvenes, en algunos casos los padres son en parte responsables:

Depende de variables de la personalidad, como el perfeccionismo o la autoexigencia, que potencian muchas veces los propios padres.

Cómo hacer frente a los ataques de pánico

Alfredo Cía, señala sobre cuál es la mejor manera de afrontar los ataques de pánico:

Hoy se sabe que la clave para curarse reside en enfrentar el problema, no en aceptar sus limitaciones.

Por su parte, Pablo Trelles, ex coordinador del Programa de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública de Uruguay, explica:

El mejor antídoto es el conocimiento de lo que es una crisis o ataque de pánico y cuál es normalmente su evolución….

El saber que los episodios son autolimitados, el intentar controlar los síntomas físicos mediante ejercicios respiratorios o de relajación haciendo frente a los mismos sin tratar de evitarlos, pueden ser de mucha ayuda para acortar los tiempos y disminuir el sufrimiento.

Lo mencionado, es de gran ayuda ante una crisis de pánico, ahora para el tratamiento a largo plazo, lo recomendable es la combinación de psicoterapia y psicofármacos.

Puntaje: 
Sin votos aún