Las adicciones y compulsiones más comunes y sus tratamientos

Descubre algunas de las adicciones más comunes, por ejemplo: Adicción al alcohol, a las drogas, a las compras, al sexo, entre otras.

Adicción al abuso de sustancias

Según la encuesta nacional sobre consumo de drogas y salud, 23,5 millones de personas mayores de 12 años, necesitan tratamiento por consumo de drogas lícitas o ilícitas.

Según Kathryn Cunningham, director de “Center for Addiction Research at the University of Texas Medical Branch (UTMB)” de Galveston, mucha gente ha probado drogas en algún momento de sus vidas, pero sólo un pequeño porcentaje puede considerarse como adicta. Entre un 15 y un 20% de los consumidores de alcohol se vuelven adictos, mientras que el porcentaje es más bajo, entre 7 a 10%, entre los consumidores de estupefacientes.

¿Cuál es la diferencia entre un usuario casual y un adicto?
¿Cómo saber cuándo se trata de una adicción o de un hábito? Según Cunningham algunas señales de advertencia son:

  • Cuando aparecen las quejas de familiares y amigos por el uso de drogas o alcohol
  • Cuando comienzan los problemas en el trabajo
  • Cuando lo multan por conducir alcoholizado
  • Necesidad de tomar más alcohol o consumir más cantidad de droga para lograr los mismo efectos

Tratamiento de rehabilitación a la adicción al alcohol o las drogas
El tratamiento de rehabilitación que consiste en la internación del adicto, puede durar entre 6 y 12 meses, hasta lograr controlar la ansiedad y los síntomas de abstinencia que incrementan los riesgos de recaídas. Para estos casos existe medicación que puede ayudar a disminuir la ansiedad y manejar los síntomas de abstinencia.

En el caso de los tratamientos ambulatorios como, por ejemplo, el programa de Alcohólicos Anónimos, se basan en 12 pasos y cuentan con grupos de apoyo, también puede ser efectiva la terapia cognitiva conductual, que puede ayudar al adicto a controlar aquellas situaciones en que se siente más propenso a recaer.

Adicción a las compras

La adicción a las compras a gastar dinero, puede poner en serio riesgo la seguridad financiera de quien padece este problema. Según Deudores Anónimos, cuando una persona utiliza una tarjeta de crédito para pagar el estado de cuenta de otra; pide dinero prestado a familiares y amigos habitualmente y no puede resistirse a las ofertas de las tiendas aunque no tenga efectivo para pagarlas, podría tratarse de un adicto a las compras. El gasto puede modificar la química en el cerebro al liberarse químicos (serotonina y dopamina) en él, que hacen que el individuo se sienta mejor.

Tratamiento
Al igual que otros programas de tratamiento hay uno basado en 12 pasos para los adictos a las compras, que según Deudores anónimos, ayuda a las personas de manera tal que no tengan que depender de las compras para sentirse bien. Además de las reuniones con los grupos de apoyo, Deudores Anónimos aconseja establecer un presupuesto que incluya los pagos de deudas y un plan de ahorro.

Adicción al sexo

El sexo es natural, es sano, es lo mejor, pero cuando comienza a interferir en las tareas cotidianas a tal punto de que se convierte en una obsesión, entonces es que algo anda mal. Los adictos al sexo, tienen una compulsión por tener sexo una y otra vez y no pueden parar aunque ello les traiga aparejadas consecuencias negativas. Algunos ejemplos de ello, pueden ser: Masturbación excesiva que retrasa el cumplimiento de obligaciones importantes; preferir el sexo virtual, navegar por páginas porno en Internet, en lugar del sexo real con ana pareja; relaciones sexuales que pueden poner en riesgo la salud, entre otras, son algunas de las señales de advertencia.

Tratamiento para la adicción al sexo
El tratamiento de esta adicción al igual que el de la adicción a la comida no es fácil, ya que la abstinencia no puede ser el objetivo, dado que tanto comer como tener sexo son necesidades fisiológicas, necesarias y saludables para una vida sana. Por lo tanto, el tratamiento consiste en ayudar a entender qué comportamiento es saludable, controlar el comportamiento compulsivo y desarrollar relaciones sexuales saludables. Con frecuencia esto se logra a través del programa de 12 pasos para ayudar a adictos anónimos al sexo y de los grupos de apoyo que buscan animar a los adictos a aceptar que tienen un problema y a tratar de salir adelante.

Trastornos alimenticios

Entre los trastornos alimenticios más peligrosos para la salud, se encuentran la bulimia y la anorexia. Factores de riesgo para ellos son: Baja autoestima, ansiedad, depresión, así como la presión social en gran medida ejercida desde de los medios de comunicación que fomentan la cultura de la delgadez.

Tratamiento: Asesoramiento nutricional y terapia conductual
El cometido del tratamiento es lograr que los pacientes con trastornos alimenticios logren un peso saludable, reciban asesoramiento nutricional y ayuda psicológica que les enseñe a administrar sus emociones. Los grupos de apoyo son de mucha ayuda en algunos casos. Dependiendo de que tan avanzado esté el desorden alimenticio, puede que el paciente deba ser internado y/o que deba recibir antidepresivos para mejorar los síntomas de depresión que puedan estar contribuyendo con el trastorno.

Puntaje: 
Sin votos aún