Bulimia

La bulimia y la anorexia nerviosa son trastornos alimenticios que están estrechamente vinculados con el culto por el cuerpo perfecto, por la delgadez extrema, por la belleza y la perfección que parecen ser, en esta época, lo único verdaderamente importante.

Los pacientes bulímicos sienten un impulso desenfrenado por ingerir grandes cantidades de comida, atracarse hasta más no poder y luego sienten una culpa tan grande que los lleva a inducirse el vómito o a usar diuréticos, laxantes o ambos, así como realizar ejercicio físico en exceso para compensar la gran ingesta calórica.

Las personas con bulimia, generalmente, tienen alrededor de unos 15 atracones (en cada uno de los cuales pueden llegar a consumir entre 10.000 y 40.000 calorías) a la semana, con la posterior autoinducción del vómito. Sin embargo, su peso es normal lo que dificulta detectar la enfermedad.

Causas

  • Factores socioculturales: moda, influencia de los medios masivos de comunicación
  • Factores psicológicos
  • Factores temporales
  • Factores familiares
  • Trastornos emocionales
  • Vulnerabilidad personal

Síntomas

Generalmente los pacientes bulímicos tienen un pasado de obesidad o sobrepeso y han realizado por su cuenta, infinidad de dietas para adelgazar. Ocultan sus atracones y la inducción del vómito, por lo cual es difícil detectar el problema.

  • Frecuentes episodios de atracones o sobre ingesta de comida en poco tiempo
  • Pérdida del control, del dominio de la situación, mucha ansiedad durante los episodios de atracones de comida
  • Comer a escondidas, generalmente, los episodios de atracones se dan cuando nadie está presente
  • Al menos dos sucesos de atracones en la semana durante un período de tres meses
  • Preocupación constante y exagerada por el cuerpo, el peso, permanente obsesión por el aspecto físico
  • Realización habitual de dietas para bajar de peso
  • Temor exagerado por engordar: un 92% de las bulímicas sienten muchísimo miedo a engordar
  • Síntomas de depresión: las bulímicas manifiestan mucha melancolía, ideas pesimistas, pensamientos recurrentes de suicidio
  • Preocupación permanente por mantener un peso mínimo. Las bulímicas a diferencia de las anoréxicas, no presentan tan bajo peso. Aunque muchas veces también se vuelven bulímicas
  • Muy baja autoestima directamente asociada al cuerpo

Consecuencias

  • Dolores de cabeza
  • Debilidad, mareos: la purgación puede provocar excesiva pérdida de líquido en donde se eliminan también grandes cantidades de potasio
  • Hinchazón del rostro a cusa del incremento del las glándulas salivales y parótidas
  • Problemas dentales: erosión de los dientes y problemas en las encías
  • Irregularidades menstruales
  • Pérdida de cabello
  • Aumentos y reducciones bruscas de peso
  • Colón irritable
  • Hernia hiatal
  • Reflujo gastrointestinal
  • Pancreatitis
  • Roturas gástricas
  • Perforación esofágica
  • Deshidratación
  • Arritmias que pueden derivar en infartos
  • Problemas psicológicos y comportamiento autodetructivo

Diagnóstico

El diagnóstico de bulimia puede hacerse si hay:

  • Evidencia de una excesiva y desmesurada preocupación por el aumento de peso o fluctuaciones del mismo
  • Indicios de utilización de laxantes y/o diuréticos
  • Heridas o cicatrices en los nudillos por la utilización de los dedos para provocar el vómito
  • Erosión del esmalte dental a causa del ácido estomacal y los bajos niveles de potasio en sangre/li>
  • Inflamación de las glándulas salivales de las mejillas

Realizar el diagnóstico puede resultar difícil ya que los síntomas pueden ocultarse fácilmente. Por ello, para un diagnóstico correcto es precisa la entrevista psiquiátrica en la que el paciente saque a la luz su relación con su cuerpo, con la comida y describa sus conductas de atracones y posteriores purgas.

Tratamiento

El tratamiento debe incluir psicoterapia y terapia farmacológica (con antidepresivos) y dependiendo de la gravedad de la enfermedad, será si se recurre a tratamiento ambulatorio u hospitalización.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4.2 (58 votes)