La homeopatia
flickr.com
flickr.com

El origen de la medicina homeopática está basado en la implementación de remedios de origen natural y sin componentes químicos. Su mentor fue el médico Samuel Hahnemann (1755–1843), en los albores del siglo XIX.

Si bien es cierto que con el paso de los años la salud homeopática consiguió un sinfín de adeptos, e inclusive que algunos sistemas de salud la financien, también posee encarnizados detractores que critican su piedra filosofal, y la consideran una pseudo ciencia que contradice lo establecido por la ciencia moderna.

La medicina alternativa fundó su génesis en la moderación de la medicina tradicional y planteó como axioma central la purgación del cuerpo mediante el uso de medicinas o preparados naturales.

El preparado de las medicinas homeopáticas

La concepción de los medicamentos que fundan la salud homeopática está dada por un proceso de dilución. Asimismo, todo preparado propio de la medicina homeopática se obtiene a base de la mezcla de sustancias vegetales, animales y minerales.

Sin importar de dónde provengan los principios activos con los cuales se realizarán los remedios, el primer paso consiste en la obtención de un componente llamado tintura madre.

Un vez que se llegó a esta instancia, se podrán conseguir las distintas diluciones homeopáticas.

¿En que consiste la dilución homeopática?

La homeopatía se rige por una ley conocida como de la infinitesimalidad de las dosis.

Este postulado marca para que realmente se pueda arribar a la concepción de medicamentos propios de la medicina homeopática se de debe hablar de dos operaciones básicas: La dilución y la dinamización.

La dilución es un proceso que se realiza en una habitación especialmente acondicionada, que debe tener aire filtrado y una campana de flujo laminar que permita la circulación de aire purificado.

La manufacturación de cada uno de los productos se realiza mediante el reparto de cada una de las cepas en un líquido, que en la mayoría de los casos es el alcohol.

Luego aparece la instancia de dinamización, en la que las soluciones son sometidas a cien agitaciones por minuto. Este proceso se puede realizar en un mortero para los elementos que deben ser triturados, mientras que los brebajes líquidos utilizan un equipo llamado dinamizador.

Logros de la homeopatía

Pese a estar bajo un lupa inquisidora, la salud homeopática ha logrado sumar un importante número de adeptos. De hecho, una gran porción de la población mundial utiliza medicamentos concebidos por la medicina homeopática.

España es uno de los países en donde la medicina alternativa tiene un casi 40% usuarios que consume preparados cuyo origen es natural. Asimismo, en la península ibérica, más de nueve mil médicos recetan a sus pacientes productos naturales, tanto en centros de atención primaria e, inclusive, hospitales.

Por otro lado, los defensores de salud homeopática arguyen que este método de curación natural le proporciona al público servicios que no se contemplan dentro de la medicina tradicional. Quienes promueven esta alternativa, mantienen que de este modo el paciente tiene una participación activa en su tratamiento, que también ofrece asistencia para la reducción del estrés, sumado a métodos alternativos para el manejo del dolor.

Posibles usos: problemas otorrinolaringológicos y bronquiales, digestivos, cardiocirculatorios, hipertensión arterial, dermatológicos, ginecológicos, etcétera.

Detractores de la homeopatía

Dentro de las posturas críticas hacia la medicina alternativa, existe una que marca el efecto placebo de la misma. Los medicamentos concebidos de este modo se consideran inocuos e inclusive algunos pacientes pueden generar el efecto nocebo (contrario al placebo). Además, quienes siguen los postulados de la medicina convencional mantienen que a causa del seguimiento de tratamientos homeopáticos, en reiteradas ocasiones, se cae en enfermedades más traumáticas por abandonar el camino científico.

Puntaje: 
Sin votos aún