Remedios caseros para el cuidado de los pies

Callos y juanetes son de los problemas más comunes que afectan a nuestros pies, debido a múltiples causas. Un correcto cuidado de los pies se puede hacer con simples remedios caseros.

1

Exfoliante vigorizante

La harina de maíz junto con la sal de mar logran una mezcla que suaviza nuestros pies y elimina la piel endurecida. La menta es ideal para refrescar y dar energía, y el aceite de almendras humecta la piel. Para este exfoliante necesitará:

  • 45 gramos de harina de maíz
  • 1 cucharadita de sal de mar
  • 1 cucharadita de aceite de almendras
  • 3 gotas de aceite esencial de menta

Mezcle todos los ingredientes en un recipiente, con una pizca de agua tibia para lograr una pasta espesa. Aplique la pasta sobre sus pies húmedos, sobre todo en las zonas callosas. Luego enjuague con agua tibia y jabón. Repita esta operación varios días hasta que sienta sus pies suaves.

2

Aceites contra el mal olor

Los aceites esenciales de lavanda, ciprés y pachuli combaten y matan la bacterias causantes del mal olor en los pies, además de dejarlos limpios y frescos. Para este remedio necesitará:

  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de ciprés
  • 2 gotas de aceite esencial de pachuli

Vierta todos los aceites en un recipiente lleno de agua tibia, remueva y sumerja sus pies por 15 minutos. Repita esta operación todos los días antes de dormir hasta que desaparezca el mal olor.

3

Baño refrescante de hierbas

El bicarbonato de sodio sumado al bórax suavizan la piel áspera, el aceite de almendras es un buen humectante y los aceites de lavanda y toronja refrescan y limpian. Para este baño necesitará:

  • 125 gramos de bicarbonato de sodio
  • 60 gramos de bórax
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 2 gotas de aceite esencial de toronja
  • 1 gota de aceite esencial de almendras

En un recipiente grande de plástico vierta agua caliente y añada el bicarbonato de sodio y el bórax, revuelva hasta que se disuelvan, por otro lado mezcle los tres aceites esenciales y añádalos al agua caliente. Sumerja sus pies en la preparación por 10 minutos, apenas retire sus pies del agua puede eliminar con una piedra pómez o una lima los restos de piel áspera.

4

Aerosol refrescante

Los pies siempre deben estar frescos, es por eso que el extracto de hamamelis junto a los aceites esenciales de lavanda y menta constituyen una sencilla solución. Para este aerosol necesitará:

  • 125 ml de hamamelis destilado
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 5 gotas de aceite esencial de menta

Mezcle los tres ingredientes en un atomizador, y aplique cada vez que crea necesario para refrescar sus pies.

Fuente: 1001 Remedios Naturales. Autor: Vukovic, Laurel. Editorial: Dorling Kindersley

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (2 votes)