Menopausia y depresión

La menopausia es una etapa de importantes cambios en la vida de la mujer que la afectan a nivel físico, psíquico y emocional. De acuerdo al estudio 'La mujer española a partir de los 50 años', elaborado por Tena Lady y avalado por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), el 20% de las mujeres de entre 45 y 65 años sufre depresión como consecuencia de la menopausia y el 85% luego de la misma padece un deterioro en su calidad de vida. Los riesgos se elevan en aquellas que han tenido síndrome premenstrual, menopausia precoz o depresión postparto.

La Dra. Berta Pinilla Santos, especialista en psiquiatría de la mujer en Madrid, España, explica:

…algunas mujeres, aunque no todas, experimentarán una depresión significativa antes de la perimenopausia, ese momento en el que el cuerpo de la mujer comienza la transición hacia la menopausia.

Sergio Oliveros Calvo, psiquiatra y psicoterapeuta de Madrid dice al respecto:

…estamos hablando de la menopausia, ese periodo de la vida de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación. Estos episodios depresivos podrían agravarse si, con anterioridad, la mujer ha padecido situaciones de dificultades de relación con su pareja, problemas de salud crónicos, falta de apoyo del entorno…

Según la ginecóloga Ruth Weinberg, del Hospital Eva Perón, en Argentina, el cuadro depresivo que surge en este período tiene una causa orgánica, lo que significa que está asociada a los cambios hormonales propios de este período:

Dado que las manifestaciones permimenopáusicas aparecen en la etapa de la vida que coincide con otras pérdidas, como la pérdida laboral por jubilación propia o de la pareja, la partida de los hijos del hogar, se puede fácilmente confundir con una depresión de causa psicológica. Sin embargo, en las pacientes con menopausia precoz, sin hijos en el hogar y actividad laboral plena, los síntomas también aparecen.

…la depresión perimenopáusica que se presenta con tristeza y desesperanza emerge junto con las llamaradas de calor, los trastornos del sueño, la falta de energía y los síntomas que suelen aparecer especialmente en la premenopausia: irritabilidad, dificultad para concentrarse en las tareas habituales, labilidad emocional, llanto fácil y alteraciones del sueño..

Tratamientos

La doctora Berta Pinilla señala sobre las opciones de tratamiento:

…en cualquier caso, los tratamientos podrán incluir desde una terapia hormonal sustitutiva a la prescripción de medicamentos antidepresivos, pasando por psicoterapia dinámica o cognitivo conductual. Este tipo de psicoterapias permiten a la persona identificar, y cambiar, los pensamientos negativos que acompañan a la depresión y los conflictos que pueden subyacer en su inconsciente.

Según una investigación publicada en la edición online de la revista “JAMA Psychiatry”, la terapia hormonal reduciría el riesgo de depresión asociada a la menopausia.

Susan Girdler, profesora de psiquiatría en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, una de las investigadoras del estudio, señaló al respecto:

Un 32 por ciento de las mujeres a las que se asignó al azar a un tratamiento con un placebo experimentaron síntomas depresivos clínicamente significativos. Pero en las mujeres asignadas al azar a la terapia hormonal, ese riesgo se redujo casi a la mitad, a un 17 por ciento.

Por su parte otros médicos como la doctora Weinberg, prefieren reservar la terapia hormonal de reemplazo solo para casos puntuales donde es muy necesaria y en los otros recurrir a diferentes tipos de técnicas terapéuticas:

Incorporar un estilo de vida sana, con alimentos adecuados, ejercicio físico de rutina y proyectos nuevos es la forma más inteligente de transitar este período, que no es un pasaporte a la vejez, sino la oportunidad de construir una nueva forma de madurez.

Si bien existen causas orgánicas asociadas a la depresión en la menopausia, también las hay de índole psicológico, relacionadas quizás en alguna medida con la idea cultural de las sociedades occidentales en las que la juventud está sobrevalorada. En este sentido, esa pérdida de la misma se vive con mucha angustia. Sin embargo, si se pudiera comprender que solo es una etapa más de la vida en la que se pierden cosas pero también se ganan otras, probablemente se podría transitar de mejor manera.

Puntaje: 
Sin votos aún