Dieta Macrobiótica
Foto cortesía de agrainaday

Hay muchas dietas que conllevan junto con determinada forma de alimentarse una filosofía de vida, unos principios y una forma de pensar, ejemplo de ello son las dietas vegetarianas, veganas, ovolactovegetariana, entre otras. La dieta macrobiótica estaría incluida también en ese tipo de dietas que pretenden alcanzar el bienestar físico, mental y espiritual por medio de una alimentación que esté en conformidad con la naturaleza, obviando los productos procesados o cuya composición no sea proveniente de lo natural. Procede de la cultura oriental y se caracteriza por ser una dieta sumamente restrictiva, con alto aporte de fibras y sales minerales y muy bajo aporte en grasas.

Bases de la dieta macrobiótica:

Sus bases se asientan en la filosofía Zen budista y anhelan alcanzar la armonía utilizando el equilibrio determinado por el Ying y el Yang. Los alimentos Ying son los pasivos y los Yang los activos, esta clasificación se basa en las siguientes características de los alimentos: Color, tamaño, contenido de agua, textura, ph, sabor, peso, estación del año en la que abundan, región de la que son originarios y forma de preparación. Los alimentos Ying están prohibidos o restringidos en su consumo (al menos al principio, ya que la base de la dieta macrobiótica es ir disminuyendo el consumo de los alimentos de origen animal e ir incrementando gradualmente el de cereales hasta llegar al consumo exclusivo de éstos últimos) mientras que a los Yang se les otorga poderes energéticos positivos para la salud.

  • Los alimentos que rigen esta dieta son los cereales integrales, preferentemente arroz, cebada, maíz, trigo, avena y centeno (constituyen entre el 50% y el 60%) seguidos por las verduras (constituyen entre el 5% y el 10%), las legumbres (entre el 5% y el 10%) preferentemente soja, así como frutos secos y porciones pequeñas de pescado blanco
  • Los únicos alimentos que deben consumirse son los provenientes de cultivos ecológicos, las verduras deben haber sido cosechadas de granja
  • Se excluyen alimentos naturales que hayan sido cultivados con productos químicos o pesticidas
  • En lo posible se recomienda consumir las frutas y verduras frescas y crudas y en caso de cocinarlas, hacerlo utilizando aceites vegetales, al vapor y condimentar sólo con sal marina
  • Consumir sólo las frutas y verduras de estación
  • Consumir los alimentos de la región, evitar los que provienen de lejos
  • Se excluyen las carnes, los embutidos, el café, las bebidas alcohólicas, las grasas animales, los huevos y los lácteos (se sustituye la leche de vaca por leche de soja)
  • Se excluye el consumo de alimentos procesados, con especias, conservantes, aditivos y/o colorantes
  • En lo posible se deben evitar los fritos y las grasas
  • Están permitidos los té de hierbas provenientes de Japón o China
  • Masticar muy bien cada alimento antes de tragarlo (al menos unas 50 veces)
  • Los alimentos deben comerse en pequeñas porciones
  • Se limita el consumo de líquidos, la base líquida es el agua y se excluye el consumo de gaseosas, bebidas azucaradas o procesadas químicamente

Desventajas de la dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica ha sido fuertemente criticada desde el punto de vista nutricional, ya que no cumple con los requerimientos nutricionales básicos y presenta carencias importantes de: Hierro, calcio, vitaminas A, C, D y B12. Por lo cual puede traer aparejados importantes riesgos para la salud como anemia, disminución de la masa muscular, deshidratación por el bajo consumo de líquidos, carencias de calcio y consecuentemente osteoporosis y de proteínas por la ausencia de carnes. En vista de lo cual se aconseja que aquellas personas que se inclinen por este tipo de dietas sean sanas, con un desgaste físico reducido y estén bajo estricto seguimiento médico.

Conclusión

Esta dieta más allá de las desventajas que presenta por serias carencias desde el punto de vista nutricional, debe ser entendida según sus seguidores como una filosofía de vida que implica importantes cambios de estilo de vida y el volcarse a una más espiritual que requiere de una entrega y una disciplina muy grande. Es decir que no debe adoptarse como una simple dieta más para bajar de peso, sino comprometerse con las creencias orientales que van más allá de los alimentos.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 1 (1 vote)