Antidepresivos

La depresión es una enfermedad mental que afecta, aproximadamente, a unas 350 millones de personas en el mundo entero y según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una de las grandes epidemias del siglo XXI. En este marco, son muchísimas las personas que recurren al uso de antidepresivos como forma de tratar su patología. Estos, al igual que otros medicamentos, tienen algunos efectos secundarios y la disminución del deseo sexual es uno de ellos.

El doctor Enric Álvarez, director del Servicio de Psiquiatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pay y profesor titular de Psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona, en España, dice sobre la disfunción sexual por antidepresivos:

La disfunción sexual es un efecto muy común en muchos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs), pues la serotonina ayuda a manejar la depresión y la ansiedad, pero en mucha cantidad inhibe el deseo sexual. Adicionalmente, es posible que a medida que aumenta la serotonina se reduzca la dopamina, otro neurotransmisor que facilita la excitación sexual.

Daniel K. Hall-Flavin, psiquiatra de la Clínica Mayo:

Para algunas personas, los efectos secundarios sexuales son menores o pueden disminuir a medida que su cuerpo se adapta al medicamento. Para otros, los efectos secundarios sexuales continúan siendo un problema.

Cómo afrontar la falta de deseo sexual como efecto secundario de los antidepresivos

Lo recomendable según los expertos es esperar un tiempo, no apresurarse a abandonar los antidepresivos, ya que es muy posible que los síntomas de la depresión vuelvan y en caso de que la falta del deseo sexual persista consultar con el médico tratante.

La doctora Jordan Rullo, terapeuta sexual y psicóloga de la Clínica Mayo, dice al respecto:

La depresión es un factor de riesgo importante para la disfunción sexual, y viceversa. Como proveedor de atención médica, es fundamental evaluar la función sexual de la paciente antes y después de empezar el antidepresivo, porque eso permite determinar si los problemas con la función sexual se deben a la depresión, al efecto secundario del antidepresivo o tal vez a ambos. Lo más fácil es preguntar a la paciente si tiene algún problema sexual, y eso es algo que se debe averiguar en cada visita.

El psiquiatra puede ajustar la dosis de la mediación, cambiarla o combinarla con algún otro fármaco para equilibrar los efectos en caso que persista la falta de deseo sexual.

Por ejemplo, la adición del bupropión puede aliviar los efectos secundarios sexuales causados por otro antidepresivo.

Hall-Flavin

El mencionado antidepresivo pertenece a la clase de inhibidores de la recaptación de dopamina y noradrenalina, es recetado en dosis bajas combinado con el antidepresivo primario, en algunos casos, para ser tomado unas horas antes de mantener relaciones sexuales.

…la adición de bupropión a otro antidepresivo, permitiría reducir la dosis del segundo fármaco y tendría ventajas en relación a la disminución de efectos adversos. Respecto a los ISRS, bupropión presenta mejor perfil en la preservación de la función sexual.

(1)

Rullo, por su parte expresa:

Hay varios métodos que hacen bastante tratable la disfunción sexual (…) comunicarse con el proveedor de atención médica respecto a los síntomas y las alternativas de tratamiento, puede disminuir la probabilidad de alterar la administración de los antidepresivos debido a sus efectos secundarios desagradables..

Hall-Flavin señala:

Todo el mundo reacciona de manera diferente a los antidepresivos, por lo que puede llevar un tiempo de prueba y error identificar lo que funciona mejor…


(1)Gemma García-Parés, Josefi na Pérez-Blanco, Manel Sánchez-Pérez, Carlos Roncero, Facund Fora, Verónica Galvez Ortiz, Narcís Cardoner-Álvarez, Jose M. Crespo-Blanco, Víctor Navarro-Odriozola. Grupo EUCB. “Papel de bupropión en el tratamiento de la depresión resistente. Manejo de bupropión en combinación”. Actas EspPsiquiatr 2011;39(Supl. 2):8-13.
Puntaje: 
Sin votos aún