Se trata de la inflamación del periostio (membrana que recubre el hueso de la tibia), una lesión característica de los corredores, que se produce, generalmente, en épocas en las que éstos incrementan el entrenamiento. El impacto de los pis contra el suelo, lleva a que los músculos tibiales traicionen permanentemente sobre el hueso, lo que crea una constante vibración que hace que el periostico se inflame.

Causas

En la mayoría de los casos la lesión es debida a la inadaptación del periostio y músculo al incremento del entrenamiento.

Tipos de periostitis tibial

  • Periostitis tibial anterior: Es el más frecuente y se caracteriza por un dolor agudo en el tercio inferior, que en ocasiones puede llegar hasta la rodilla
  • Periostitis tibial posterior

Tratamiento

El médico será quien diagnosticará la gravedad de la lesión y el mejor tratamiento.

El tratamiento puede incluir la aplicación de hielo en la zona durante unos 15 minutos luego de correr, para desinflamar la zona. Luego un masaje suave con una crema antiinflamatoria.

Cuando la lesión no es grave y pasajera, puede recurriese a bandas compresivas de esparadrapo en la zona tibial, para sujetar la zona y disminuir la vibración provocada por la periostitis. Esto suele realizarse antes de una carrera, si se tienen molestias en los días previos.

Vendar la zona puede atenuar la vibración en las extremidades inferiores en el impacto del pie contra el suelo.

La fisioterapia también puede ser de ayuda.

El uso de zapatillas de tacto medio- blando altas de talón, ayudan a que la musculatura posterior quede más reposada y el tacto medio blanco evita las dolorosas vibraciones.

Uso de medias de compresión: Ayudan a evitar las dolorosas vibraciones al correr.
Si el dolor persiste deberán realizarse pruebas radiológicas para descartar cualquier complicación.

En los casos más graves, debe abandonarse la práctica deportiva.

Prevención

  • Un estudio biomecánico y de la pisada puede ayudar a orientar para escoger el correcto calzado deportivo y si es o no necesario usar plantillas ortopédicas para prevenir la afección u otras molestias
  • Realizar una adecuada entrada en calor previa a cada entrenamiento, para preparar los músculos para el esfuerzo, así como un estiramiento posterior al mismo
  • Fortalecer progresivamente el tono muscular y evitar realizar ejercicio en terrenos irregulares y duros para evitar los fuertes impactos
Puntaje: 
Sin votos aún