El deporte y las enfermedades mentales

El deporte es uno de los mejores aliados de la salud mental. La práctica de ejercicio físico contribuye a que la persona se sienta mejor, ya que existen muchas probabilidades de que prevenga la aparición de trastornos psiquiátricos como la ansiedad o depresión.

Existen estudios al respecto que así lo afirman, como el del profesor Gabriel Rodríguez, titular de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, el cual fue publicado en 2015 en la revista de Psicología del Deporte y cuya principal conclusión fue:

Los sujetos con niveles altos o moderados de actividad física total y en el tiempo libre presentan niveles de salud mental superiores a los de aquellos que realizan un nivel bajo de actividad física.

El estudio también constató que:

El nivel de la actividad física realizada en el tiempo libre se relaciona de forma inversa con la vulnerabilidad a los trastornos mentales.

Efectos del deporte en el cerebro

Los autores de este estudio sostienen que aún no hay evidencias científicas suficientes que permitan explicar el poder del ejercicio frente a la patología mental.

Se ha intentado establecer una causalidad bioquímica del efecto de la actividad física sobre la salud mental, sin resultados definitivos.

Pero a pesar de ello:

Se ha encontrado evidencia de que el apoyo social y el compromiso que se genera alrededor de la actividad física podrían explicar en gran medida los efectos observados en los cambios de ánimo.

Pero, aunque no se conozcan los mecanismos fisiológicos exactos, existen indicios muy valiosos sobre lo que ocurre en el organismo cuando se hace ejercicio.

Iván Pico, psicólogo y autor de la web “psicopico.com” no tiene duda alguna acerca de que el ejercicio mejora la calidad de vida y el bienestar general.

En ese sentido, señala la hipótesis de que algunos de los principales neurotransmisores, que son las sustancias utilizadas por las neuronas para comunicarse entre sí, se activan con la actividad física. Estas hormonas serían las del llamado cuarteto de la felicidad: serotonina, endorfina, oxitocina y dopamina.

Serotonina

Es la hormona que eleva la autoestima y confianza. El deporte promueve su liberación porque implica superación de retos. Las personas con depresión y ansiedad presentan niveles muy bajos de esta hormona.

Endorfina

Funciona en el cerebro como un analgésico. Se alude a ella como la morfina natural. El ejercicio propicia su segregación provocando un estado de relajación. Su liberación contrarresta los estados de estrés y miedo.

Dopamina

Es el neurotransmisor del placer. Se segrega cuando algo hace sentir bien a la persona. En el deporte, la superación de retos y la aprobación de otras personas producen placer.

Oxitocina

Es la hormona que equilibra los vínculos emocionales y afectivos. El deporte hace que estas relaciones se establezcan favoreciendo la segregación de esta hormona.

Beneficios psicológicos del deporte

  • Mejora la condición física general.
  • Reduce el consumo de medicamentos.
  • Promueve la estimulación sensorial.
  • Mejora la destreza psicomotora.
  • Fomenta la comunicación inter e intrapersonal.
  • Aumenta la autoestima personal.
  • Mejora la planificación y disciplina.
  • Atrae la buena compañía.
  • Mejora la independencia y el sentido de responsabilidad.
  • Estimula la inteligencia emocional.
  • Fomenta las habilidades sociales.
  • Mejora la empatía ante el fracaso o la victoria.
  • Mejora la resistencia al estrés.
  • Mejora la autoeficacia personal.
  • Estimula la resiliencia, capacidad de sobreponerse a las adversidades.

Deportes recomendados para la salud mental

Iván Pico sostiene que no existen disciplinas más o menos eficaces frente a los trastornos psiquiátricos.

Lo más importante es adaptar el deporte a la edad, las capacidades y las necesidades de cada persona y que quien lo practique pueda experimentar el éxito.

Sobre la conveniencia de elegir un deporte individual o colectivo, el especialista sostiene que cada uno de ellos tiene sus ventajas.

El ejercicio individual mejora habilidades como la independencia o la superación personal, mientras que el deporte colectivo potencia, sobre todo, las relaciones interpersonales.