Prevenir el cáncer de mama

El cáncer de mama es el más frecuente en la mujer, siendo los países de mayor incidencia los europeos y Estados Unidos. Se trata de una enfermedad multifactorial, por lo que conocer los factores que incrementan el riesgo de padecerla, permite modificarlos y ayuda a la prevención.

1

Una dieta adecuada

La alimentación es esencial en la prevención de muchas enfermedades, entre ellas el cáncer de mama. Hay varios estudios que han encontrado una relación entre el consumo de grasas de origen animal y azúcares refinados y el cáncer de mama. En tanto la ingesta de frutas y verduras, podría jugar un papel protector, gracias a su contenido de fotoquímicos.

2

Mantener un peso saludable

El sobrepeso y la obesidad incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de mama, especialmente después de la menopausia. Los estrógenos se relacionan con el cáncer de mama cuando la exposición es prolongada. El incremento de estrógenos lleva a que los mecanismos protectores del organismo no sean capaces de reparar los daños producidos y esto pasa en la obesidad. Las mujeres menopausiacas, tendrían entre un 50 y 100% más de estrógenos, dado que el tejido graso es el que los produce.

3

Consultar al médico ante menarca precoz

La primera menstruación precoz, se asocia con el cáncer de mama, dado que se incrementa el tiempo de exposición a estrógenos. La menarca ocurre generalmente entre los 8 y los 16 años, en promedio a los 12 años. Pero cuando se da antes de los 8, podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, por lo cual conviene consultar con el médico.

4

Embarazo

El embarazo reduce el tiempo de exposición a estrógenos y como ya se mencionó antes, el riesgo de cáncer de mama aumenta con la exposición prolongada a éstos. Por ello, cuantos más embarazos, menor será el riesgo.

5

Lactancia

La lactancia constituye un factor para el cáncer de mama, dado que la prolactina liberada impide la liberación de hormona hipofisiaria, la cual se encarga de estimular la liberación de estrógenos, disminuyendo la exposición a éstos.

6

Autoexamen de mamas

El realizarse con frecuencia y de manera efectiva el autoexamen de mamas es clave en la prevención del desarrollo de la enfermedad. Realizarlo de pie, dividiendo de forma imaginaria la mama en cuatro cuadrantes y revisar en busca de zonas duras o anormales en cada uno de estos. Controlar también la existencia de secreciones del pezón, cambios de color, si hay inversión o retracción del mismo. En caso de encontrar alguna anormalidad, ir de inmediato al médico.

7

Mamografía

La realización de la mamografía anual después de los 40 años, es la mejor forma de detectar de manera precoz el cáncer de mama y poder tratarlo en etapas tempranas. En caso de antecedentes de la enfermedad, el estudio se aconseja después de los 35 años.

8

Evitar el consumo de alcohol

El alcohol constituye un factor de riesgo para diversas enfermedades entre las que se incluyen los accidentes cerebrovascular es, la hipertensión y el cáncer.

9

Realizarse un genético

Cerca de un 25% de los cánceres de mama hereditarios, se deben a los genes BRCA 1 y BRCA 2 mutados. Una mujer con gen BRCA 1 tiene un 85% de riesgo de desarrollar cáncer de mamá y entre un 20 y un 40% de desarrollar cáncer de ovario. En tanto si tiene BRCA 2 un 50% de riesgo de desarrollar cáncer de mama y del 10 al 20% de cáncer de ovario. Por lo cual un estudio genético puede encontrar la presencia de estos genes y la mujer resolver realizarse una mastectomía preventiva.

Puntaje: 
Sin votos aún