Fobia social o ansiedad social

La fobia social o trastorno de ansiedad social, es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la abrumadora ansiedad y excesiva conciencia de uno mismo ante situaciones sociales de la vida cotidiana. Las personas con esta fobia sienten un miedo intenso, constante y crónico por ser observados y juzgados por el prójimo. Este temor puede volverse tan grande, que puede interferir con la vida cotidiana de la persona: Trabajo, estudios, actividades cotidianas, sociales, etc.

Si bien las personas que padecen de fobia social son conscientes de que sus miedos son irracionales, no pueden superarlos. Incuso en aquellos casos en que son capaces de enfrentar la situación y estar rodeadas de otras personas, se sienten muy ansiosas antes, durante y después, por lo que los demás pensaron o juzgaron de ellas.

Este trastorno puede limitarse a una única situación tal como hablar en público o pasar al frente en una clase, hasta ser tan amplia que abarque la sensación de ansiedad ante cualquier otra persona que no sea familiar.

No hay que confundir fobia social con timidez; las personas tímidas tienen la capacidad de participar activamente en los eventos sociales. En cambio los fóbicos sociales, son incapaces de desempeñarse en sus funciones laborales o de estudio y en las relaciones sociales interpersonales.

Según recoge el Instituto Nacional de Salud Mental, la fobia social afecta en Estados Unidos, aproximadamente, a 15 millones de adultos. Hombres y mujeres tienen las mismas probabilidades de desarrollar el trastorno, el cual generalmente inicia en la infancia o al principio de la adolescencia.

En general la fobia social se manifiesta junto con otros trastornos de ansiedad o depresión y puede favorecer el uso de drogas, alcohol y todo tipo de sustancias.

Síntomas

  • Enrojecimiento, ruborizarse
  • Temblor
  • Dificultades para hablar
  • Náuseas
  • Transpiración intensa
  • Sensación de que todo el mundo los mira

Entre los miedos más frecuentes de los fóbicos sociales están:

  • Ir a fiestas, reuniones o eventos sociales
  • Hablar en público
  • Comer, beber o escribir delante de los demás
  • Conocer gente nueva
  • Entrar a sanitarios públicos

Tratamiento

El tratamiento tiene como objetivo que la persona pueda desempeñarse socialmente efectivamente y el éxito depende en gran medida de la gravedad del trastorno.

  • Medicación

    • En algunos casos pueden indicarse antidepresivos y ansiolíticos y son efectivos en el control de los síntomas
  • Tratamiento conductual

    • Terapia cognitiva conductista: Ayuda a comprender y cambiar aquellos pensamientos que causan la fobia y aprender a reconocerlos y remplazarlos
    • La terapia de exposición puede ser utilizada para tratar esta fobia y consiste en que el paciente se relaje, imagine las cosas que le causan la ansiedad y luego se trabajan
    • Entrenamiento de las destrezas sociales: Puede incluir el contacto social en terapia grupal para practicar esas destrezas. También se utiliza el juego de roles para ayudar al paciente a sentirse mejor al relacionarse con los demás en situaciones sociales
  • Cambios en el estilo de vida

    • Evitar el consumo de los medicamentos de venta libre que contengan estimulantes y de la cafeína
    • Hacer actividad física de manera regular
    • Tener buenos hábitos de sueño
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)