Hemocromatosis

Se trata de la sobrecarga de hierro en el organismo. Es más frecuente en hombres y en personas blancas con ascendencia europea occidental.

Causas

La hemocromatosis puede ser de dos tipos:

  • Hemocromatosis primaria: Se trata de un trastorno genético que es transmitido de padres a hijos y es congénito. Las personas que la padecen, absorben demasiado hierro a través del tubo digestivo y éste se acumula sobre todo en el hígado. Una persona con antecedentes familiares tiene mayor riesgo de padecerla
  • Hemocromatosis secundaria: Es consecuencia de otro tipo de trastornos relacionados con la sangre como algunas anemias, talasemia o muchas transfusiones sanguíneas. En algunas ocasiones se da en personas que presentan alcoholismo prolongado u otros problemas de salud

Síntomas

  • Fatiga
  • Oscurecimiento generalizado de la piel
  • Falta de energía
  • Pérdida del deseo sexual
  • Debilidad
  • Dolor abdominal
  • Dolor articular
  • Pérdida del vello corporal
  • Pérdida de peso

Tratamiento

El principal objetivo del tratamiento es extraer del organismo el hierro en exceso y dar tratamiento a cualquier daño en los órganos.

Para la extracción del hierro, se utiliza un procedimiento llamado flebotomía, que es el mejor método. El procedimiento consiste en:

  • Extraer ½ litro de sangre por semana, hasta que el nivel del hierro en el organismo sea normal, lo cual puede llevar muchos meses o años
  • Posteriormente, es probable que la frecuencia del procedimiento sea menor, para mantener los niveles normales de hierro en el organismo

La frecuencia del procedimiento dependerá de los síntomas, de la cantidad de hierro consumida en la dieta y de los niveles de hemoglobina y ferritina en suero.

Para mejorar la falta de deseo sexual, puede realizarse una terapia hormonal con testosterona.

Las afecciones como la insuficiencia hepática, la diabetes, la artritis y la insuficiencia cardíaca deben ser tratadas debidamente.

Una persona que es diagnosticada con hemocromatosis, debe seguir una dieta especial para disminuir la cantidad de hierro que es absorbida por el tubo digestivo.

  • No beber alcohol, sobre todo si hay daño hepático
  • No utilizar utensilios de cocina que sean de hierro
  • No consumir alimentos fortificados con hierro como cereales, leches, etc.
  • Evitar el uso de vitaminas o pastillas que contengan hierro
  • No comer productos crudos del mar

Pronóstico

La sobrecarga de hierro en el organismo si no es tratada, puede llevar a daño hepático. El exceso de hierro puede acumularse en otras zonas como los testículos, la tiroides, las articulaciones, la hipófisis, el páncreas o el corazón. El tratamiento precoz puede prevenir complicaciones como cardiopatía, diabetes, hepatopatía o artritis.

El pronóstico depende en gran medida del daño producido en los órganos. Parte del mismo, puede neutralizarse cuando la hemocromatosis es detectada tempranamente y tratada de manera agresiva con flebotomía.

Complicaciones

  • Cáncer del hígado
  • Insuficiencia hepática
  • Diabetes
  • Incremento del riesgo para determinadas infecciones bacterianas
  • Cambios en el color de la piel
  • Artritis
  • Problemas cardíacos
  • Atrofia testicular
Puntaje: 
Sin votos aún