Retracción palpebral (ojos demasiado abiertos)
Retracción palpebral (ojos demasiado abiertos)

Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta los tejidos orbitarios (los que rodean los ojos) inclusive los que controlan los movimientos de los ojos, causando inflamación e incremento de presión detrás del ojo. Por ello, algunas veces el globo del ojo es empujado para adelante y puede verse inflamado externamente. En la mayoría de los casos la oftalmopatía tiroidea produce un hipertiroidismo, ya que los anticuerpos que reaccionan contra la tiroides, también lo hacen contra la grasa orbitaria y los músculos extraoculares.

Grupos de riesgo

Factores de riesgo

  • El riesgo de desarrollar esta patología aumenta en personas fumadoras
  • Hay casos en los que el tratamiento del hipertiroidismo por enfermedad de Graves con yodo radiactivo puede favorecer la aparición o empeoramiento de la oftalmopatía, sobre todo cuando se juntan los dos factores de riesgo

Síntomas

Los síntomas pueden comenzar entre 6 y 18 meses antes, al mismo tiempo o después del diagnóstico de hipertiroidismo.

En raras ocasiones los problemas oculares ocurren mucho tiempo después de que la enfermedad tiroidea se haya tratado

Hay pacientes con síntomas oculares que no desarrollan nunca hipertiroidismo y muchos con hipertiroidismo de Graves nunca presentan cambios oculares.

En general los síntomas van de leves a moderados y pueden abarcar:

  • Retracción palpebral (ojos demasiado abiertos con la mirada fija y brillante)
  • Intolerancia a la luz y al viento
  • Visión doble
  • Dolor
  • Disminución o pérdida de la visión
  • Molestias oculares
  • Signos inflamatorios (edema y enrojecimiento) de párpados y conjuntivitis
  • Lagrimeo
  • Alteración de la visión de colores
  • Estrabismo

Tratamiento

La enfermedad requiere un tratamiento multidisciplinar con endocrinólogo y oftalmólogo que sean especialistas en el tratamiento de la enfermedad en forma conjunta.

Debe ser tratado el hipertiroidismo ó hipotiroidismo con endocrinólogos y para que funcionen los tratamientos es fundamental que el paciente abandone el tabaquismo.

En los casos en que sólo hay retracción palpebral, el tratamiento vía oral con suplementos de selenio, lágrimas artificiales y gel humectante por las noches es suficiente. Algunas veces puede ser conveniente el uso de un antifaz para dormir, así se evita la erosión de las córneas.

En caso de oftalmopatía moderada o grave se usan corticoides. Las dosis elevadas de corticoides por vía endovenosa son más eficaces y tienen pocos efectos secundarios. La respuesta a este tipo de tratamiento es generalmente rápida, con una mejoría de los síntomas inflamatorios desde la primera semana de administración de corticoides endovenosos.

Para corregir la agudeza visual puede ser necesaria una cirugía descompresiva.

La visión doble puede corregirse con parches oculares o prismas en las gafas.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (1 vote)