Pasos para una buena salud mental
flickr.com

Presta atención a estos diez pasos para beneficiar la salud mental mediante la introspección.

  1. Para estar saludable mentalmente, primero debemos cuidar nuestro cuerpo
  2. Si somos desordenados en nuestras comidas, no hacemos ejercicios y no nos levantamos de la cama hasta tarde, seguramente desarrollaremos alguna enfermedad mental (probablemente una depresión).

    Llevar una vida ordenada respetando horarios, sin comer en demasía y en el momento adecuado y alejarnos de los vicios como el alcohol y las drogas, son algunos de los puntos a considerar si deseamos tener una mente y un cuerpo sanos. Todos los elementos o circunstancias que dañen nuestro cuerpo por consiguiente, dañarán nuestra mente.

  3. Debemos vernos a nosotros mismos como personas válidas
  4. Nadie nos puede negar que existimos y lo que somos. Tenemos que convencernos que valemos y aprender a ser mejores amigos de nosotros mismos. No debemos permitirnos sabotearnos, humillarnos, criticarnos y descuidarnos.

    Escribamos aquellas cosas poco amables y desalentadoras que pensamos de nosotros mismos y junto a ello redactemos palabras de ánimo para enfrentar esas situaciones. Escribamos que aunque nos sabemos débiles y todos cometemos errores, debemos seguir adelante y salir adelante. La idea que debe primar en nosotros, es que no tenemos que sabotearnos y que todos esos aspectos negativos que pensamos, deben ser rápidamente descartados y suplantados por pensamientos positivos.

  5. Debemos juzgarnos con estándares acertados
  6. Si nos fijamos metas inalcanzables, nos castigaremos cuando no consigamos lograrlas. Los objetivos a cumplir deben ser coherentes y pensados de acuerdo a nuestras limitaciones. De esta manera, si no logramos estar a la altura de lo que esperamos de nosotros mismos, no nos desilusionaremos. Muchas veces nosotros mismos somos nuestro peor juez.

  7. Nuestro fin debe ser valorarnos y aceptarnos como somos
  8. De otra forma siempre estará el miedo a que los demás nos rechacen y para evitar eso nos aislaremos y terminaremos quedándonos solos. Si aprendemos a valorarnos más, no pensaremos que nos van a apartar, no tendremos miedo a los demás y disfrutaríamos más de nuestras relaciones.

  9. Aceptaremos las cosas que no podemos cambiar
  10. No nos sentiremos mal por cosas que nos lastiman pero que escapan a nuestro accionar. La clave está en aceptar: Reconoceremos que todo eso que quisiéramos alterar fuera de nosotros, no lo podemos cambiar y que el primer paso para el cambio es la aceptación.

  11. Debemos hablar de lo que nos pasa
  12. Conversemos de lo que nos ocurre con otras personas y tratemos de averiguar cómo nos ven ellos. Hablemos con nuestro terapeuta y él nos orientará para resolver los problemas mentales que tengamos.

  13. Cuando caigamos en una crisis, sabremos que no importa lo difícil que sea, lo superaremos
  14. Cada vez que descubrimos que nuestras ideas eran equívocas, comenzamos a dudar de todo lo que hemos hecho y empezamos a considerarnos vulnerables.

  15. No dejemos que nuestros mecanismos de defensa nos saboteen
  16. Siempre que tenemos miedo buscamos un mecanismo de defensa que nos ayude a resistir y cuanto más mal nos sentimos, más desesperado es el mecanismo al que apelamos
    Muchos de nuestros mecanismos de defensa nos llevan a actitudes extremas y que terminan perjudicándonos. Son formas inconcientes de enfrentar aquellas situaciones que percibimos como amenazadoras.

  17. Debemos empezar por prevenir el desequilibrio
  18. El desequilibrio mental no es ineludible, pero, si no nos valoramos y nos aceptamos, probablemente sufriremos un desequilibrio mental cuando se presenten situaciones difíciles. Si nos apreciamos, cuando soportemos una pérdida nos sentiremos apenados, sin embargo no nos deprimiremos.

  19. No atribuir nuestra poca salud mental a cuestiones de química cerebral y genética
  20. Se ha comprobado que aquellas personas que padecen de depresión, cambian sus niveles de serotonina, pero eso no significa que haya algún cambio bioquímico en el comienzo de una de estas enfermedades mentales. Lo mismo ocurre con el pensamiento de que la depresión es hereditaria, ya que están sustentadas en investigaciones discutibles.

Si atendemos estos puntos estaremos más cerca de cuidarnos de sufrir una enfermedad mental. Cuanto más nos conozcamos y nos informemos, más simple será llevar una vida saludable.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4.8 (5 votes)