Retinitis por citomegalovirus

La retinitis por citomegalovirus, es una inflamación viral en la retina del ojo, causada por un tipo de virus del tipo de herpes. Este virus es bastante frecuente y la mayoría de las personas están expuestas a él, pero los que enferman, generalmente, son los que tienen el sistema inmunitario debilitado.

Las personas que pueden contraer esta infección a causa del sistema inmunitario débil pueden ser con:

  • Transplante de médula ósea
  • Transplante de órganos
  • SIDA
  • Fármacos que inhiben el sistema inmune
  • Quimioterapia

Síntomas

Hay casos de retinitis por citomegalovirus que cursan asintomáticos. Pero en otros hay algunos síntomas que pueden incluir:

  • Visión borrosa y otros problemas de la vista
  • Puntos ciegos
  • Moscas volantes

En general la retinitis empieza en un ojo, pero con frecuencia progresa para el otro. Sin tratamiento el daño progresivo a la retina puede conducir a ceguera en un período de entre 4 y 6 meses.

Inclusive la enfermedad puede progresar hasta la ceguera con tratamiento regular; debido a que el virus se vuelve resistente a los fármacos, de modo tal que no son efectivos o a causa que el sistema inmune se ha debilitado aún más.

Las personas con retinitis por citomegalovirus pueden presentar desprendimiento de retina, lo cual lleva a ceguera. También pueden presentar infección sistémica por citomegalovirus.

Tratamiento

El principal objetivo del tratamiento es restaurar la visión para prevenir la ceguera. Generalmente es necesario un tratamiento prolongado. Los fármacos pueden administrarse por vía oral, vía intravenosa o intravítreo (inyección directa dentro del ojo).

Complicaciones

  • Deficiencia renal como consecuencia de los fármacos usados para tratar la afección
  • Desprendimiento de retina
  • Ceguera
  • Conteo bajo de glóbulos blancos como consecuencia de fármacos usados para tratar la afección

Prevención

La infección por citimegalovirus ( frecuentemente causa síntomas solamente en las personas con sistema inmunitario débiles. Algunos medicamentos (como los usados para tratar el cáncer) y enfermedades (como el SIDA) pueden causar un debilitamiento del sistema inmunitario.

Las personas con SIDA con conteo de CD4 menor a 100 deben ser examinados regularmente por esta afección, aunque no haya síntomas. Las personas que han tenido la enfermedad en el pasado, deben realizar un tratamiento preventivo para la afección, aunque el conteo de CD4 permanezca inferior a 100. Si el conteo es de 100 durante 3 a 6 meses, posiblemente el médico indique abandonar el tratamiento preventivo.

Puntaje: 
Sin votos aún