Recetas naturales para realizar hidroterapia

La hidroterapia es una buena manera natural de purificar nuestro cuerpo, aumentar la circulación de la sangre, desintoxicarse y estimular la transpiración. A continuación veremos algunas recetas sencillas para realizar hidroterapia en casa.

1

Baño purificante de sales de Epsom

El sulfato de magnesio también conocido como sal de epsom, o sal inglesa, sumada a los aceites de ciprés, toronja y jengibre, logran un gran efecto purificante. Para realizar este baño necesitará:

  • 250 gramos de sal de epsom
  • 3 gotas de aceite esencial de ciprés
  • 3 gotas de aceite esencial de toronja
  • 3 gotas de aceite esencial de jengibre
  • 1 cucharadita de vodka

Llene una tina con agua caliente o tibia y añada las sales de epsom, mientras el agua corre. Por otro lado, diluya los aceites esenciales de jengibre, toronja y ciprés en el vodka, luego viértalos en el agua y tome un baño de por lo menos 15 minutos, termine y enjuáguese con agua fría.

2

Baño de algas marinas

Las algas marinas juntos con las sales de espsom son muy ricas en minerales, la sal de mar es una muy buena purificadora y el bicarbonato de sodio suaviza la piel. Para realizar este baño necesitará:

  • 60 gramos de sales de epsom
  • 110 gramos de sal de mar
  • 30 gramos de algas secas
  • 125 gramos de bicarbonato de sodio

Mezcle las sales de epsom con la sal de mar y las algas secas, licue todas ellas hasta que estén bien molidas. Llene una tina con agua caliente y vierta la preparación molida junto con el bicarbonato de sodio, remueva bien, inmediatamente después sumérjase en la tina por 20 minutos y luego enjuáguese con agua tibia.

3

Baño desintoxicante con aromaterapia

Se trata de un rápido y sencillo baño de aromaterapia para desintoxicarse con aceite de enebro y de toronja, complementado con leche para ayudar a prevenir la irritación de la piel. Para realizar este baño necesitará:

  • 4 gotas de aceites esenciales de enebro
  • 4 gotas de aceites esenciales de toronja
  • 1 cucharada de leche

En una tina llena de agua caliente vierta los aceites esenciales de enebro, toronja y la leche, revuelva con la mano, luego sumérjase por 30 minutos, y finalmente enjuáguese con agua tibia.

4

Ducha de agua fría y caliente

Un simple y rápido tratamiento de hidroterapia es el que puede hacer todos los días al momento del baño. Si se baña con agua caliente, al momento de acabar termine con un chorro de agua fría. Esta alternación de agua caliente y agua fría estimula la circulación y el flujo linfático. La clave de este simple tratamiento está en entrar realmente en calor con una ducha de agua caliente, así luego el agua fría será bienvenida.

Fuente: 1001 Remedios Naturales. Autor: Vukovic, Laurel. Editorial: Dorling Kindersley

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)