Niños fumadores pasivos en EE.UU.

Según un estudio realizado recientemente por el departamento de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Minnesota en los Estados Unidos, la orina del 90% de los niños fumadores pasivos, es decir, que viven en hogares en los que alguno de sus miembros fuma, presenta importantes niveles de agentes cancerígenos de tabaco (agentes tóxicos que pueden actuar sobre los tejidos vivos del organismo y provocar cáncer).

La investigación se llevó a cabo en más de 70 niños de entre 1 mes y 10 años, cuyas muestras revelaron que el nivel medio de cancerígenos de tabaco contenido en su orina (aproximadamente 8% del hallado en fumadores), era muy superior al encontrado en la de adultos fumadores pasivos (entre el 1 y el 5%).

Janet L. Thomas, una de las investigadoras y profesora del departamento de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Minnesota, señaló que a su equipo le llamó poderosamente la atención el resultado del estudio, ya que si bien sospechaban que los niveles de agentes cancerígenos en los niños expuestos al humo de tabaco de segunda mano serían altos, la media estuvo muy por encima de lo que habían imaginado.

Thomas señaló también, que si bien no se conoce con exactitud cuáles pueden ser las consecuencias de la exposición prolongada y acumulativa a los efectos de los químicos del tabaco en el organismo; puede presumirse que ocasionen modificaciones en el ADN celular, contribuyendo así a que se produzca daño en los pulmones e incluso aumente el riesgo de cáncer de pulmón.

El estudio además reveló otros datos interesantes:

  • Se halló una directa relación entre la cantidad de cigarrillos fumados diariamente por los adultos del hogar y los niveles de cancerigenos hallados en los niños
  • Se halló una relación entre el menor nivel socioeconómico y sociocultural de los padres y la exposición de los niños al humo del tabaco
  • Los niños de raza negra presentaban niveles más elevados de cancerígenos en la orina, aunque sus padres fumaran menos en comparación con otros. De los que se desprende que estos niños metabolizarían diferente los químicos del tabaco

Algunas razones de peso para no someter a los niños al humo del tabaco de segunda mano:

  • Según proyecciones cerca de 250 millones de niños en el mundo morirán por causas relacionadas con el tabaco
  • Los bebés cuya madre es fumadora tienen un 72% más de posibilidades de padecer enfermedades respiratorias
  • Los niños fumadores pasivos, es decir que viven en ambientes donde habitualmente se fuma, contraen con mayor más frecuencia infecciones respiratorias, de oído, trastornos pulmonares, además de agravar condiciones como ser el asma, la bronquitis o la neumonía
  • Hay datos que sugieren de acuerdo a lo publicado en un número de la revista Anesthesiology, que los niños fumadores pasivos corren mayores riesgos de sufrir complicaciones durante una anestesia general que los otros niño
  • El ambiente contaminado de humo de tabaco aumenta el riesgo de muerte súbita en los bebés
  • Los niños fumadores pasivos son más vulnerables a ser fumadores de adultos

En los Estados Unidos cerca de 1/3 de los niños viven en casas en las que al menos uno de sus padres fuma. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los niños tienen derecho a vivir libres del humo de tabaco y hay que cambiar los hábitos, de modo tal que no fumar se la regla y no la excepción.

Puntaje: 
Sin votos aún