La siesta
La siesta en adultos mayores se asocia con mayor mortalidad

La medicina está constantemente creciendo y avanzando, por lo cual día a día se realizan nuevos descubrimientos, muchos de los cuales pueden resultar extraños. Es más, incluso en temas que se pensaba que ya estaba todo más o menos sabido, se descubren nuevas cosas que amplían y mejoran o echan por tierra lo anterior. También se descubren casi por casualidad cosas extrañas o novedosas y de ellas trata el siguiente artículo:

1

Siesta e incremento de la mortalidad

Siempre se dijo que dormir una siesta era bueno para la salud, claro que no en exceso. Sin embargo, según un estudio publicado por el Centro para el Estudio del Envejecimiento y el Desarrollo Humano del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, los ancianos que duermen siesta en el día, presentan un mayor deterioro físico y mental y una mayor propensión a la depresión. El estudio que investigaba la asociación entre el dormir en el día y el aumento de la mortalidad, fue realizado a 3962 ancianos que fueron investigados por 4 años. El resultado fue que la mortalidad aumentaba principalmente en aquellos que presentaban un mayor deterioro cognitivo.

2

Fitoestrgógenos y cáncer de testículo

Según halló un grupo de investigadores del Departamento de Patología de la Universidad Georg August en Göttingen, Alemania, los fitoestrógenos, presentes en el lino, la soja y el centeno, tienen un efecto anticancerígeno contra el cáncer de testículo. Éstos reducirían los factores de crecimiento celulares NANOG , POU5F1 y SOX2 que se necesitan para el desarrollo de este tipo de cáncer.

3

El ejercicio físico previene la depresión

El ejercicio físico se ha dicho desde hace tiempo es bueno tanto para la salud física como mental. Según un estudio publicado por David L. Palenzuela, Manuel Gutiérrez Calvo y Pedro Avero, investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca y de la Universidad de La Laguna en España, previene la depresión en personas sanas y en depresivas evita el empeoramiento de la enfermedad.

4

Ajo y hepatocarcinoma

De acuerdo a un estudio realizado en Taiwan por el Instituto de Ciencias de los Alimentos y Tecnología y el Centro para los Alimentos y Biomoléculas de la Universidad de Taiwan, el ajo tendría un efecto anticancerígeno frente al hepatocarcinoma (el tipo más frecuente de cáncer de hígado). Este efecto sería consecuencia e la alicina, un fotoquímico presente en el ajo que produciría la muerte de las células y la autofagia de las células cancerosas.

5

Fe y mortalidad

Ya se había encontrado una relación entre la fe y la prevención de la depresión. Según un estudio publicado por el Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, existe además una asociación entre la fe y la mayor supervivencia. El mismo se hizo en 3851 adultos mayores escogidos azarosamente, que fueron seguidos durante más de 6 años. Se halló que aquellos que practicaban actividades relacionadas con la fe en privado, como ser orar, meditar, leer la Biblia, podrían tener una supervivencia mayor que aquellos que no lo hacían.

Seguir leyendo

Puntaje: 
Sin votos aún