El American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA) dieron a conocer una nueva guía sobre la hipertensión en un documento llamado "ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA de 2017 para prevención, detección, evaluación y tratamiento de la hipertensión arterial en adultos". La misma se presentó en el Congreso de la American Heart Association (AHA) 2017. En ella, se actualizan las guías previas del Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation and Treatment of High Blood Pressure (JNC7). Se redefine lo que se considera presión arterial normal, prehipertención e hipertensión. Se modifican los límites de presión sistólica y diastólica para comenzar con el tratamiento farmacológico. Se hacen recomendaciones sobre estilos de vida saludables, en aquellos casos de presión arterial en etapa 1 en que existe riesgo cardiovascular.

El Dr. Hauser el Dr. Stephen Hauser de Lewis Katz School of Medicine en Temple University Filadelfia, Estados Unidos, explicó en la rueda de prensa de presentación de la guía:

Vimos la necesidad de actualizar estas guías para que reflejaran las verdaderas amenazas de la hipertensión arterial, y así establecer un protocolo que pudiera mejorar la salud cardiovascular de todos los estadounidenses.

Está guía es el producto de 3 años de análisis minucioso por un panel de 21 expertos que revisaron más de 900 fuentes. Además, las guías fueron sometidas a múltiples rondas de análisis por especialistas, y analizadas por el grupo redactor del comité coordinador asesor científico de 41 miembros (del cual soy miembro), por todas las organizaciones asociadas, y por el comité ejecutivo de guías.

Si bien en la práctica clínica, por el momento, estas nuevas directrices sobre hipertensión son aplicadas únicamente en Estados Unidos, son fundamentales para el mundo entero, ya que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel global.

El cardiólogo Paul Whelton, presidente de las Guías Prácticas sobre Hipertensión 2017 (Tulane University School of Public Health and Tropical Medicine, Nueva Orleans, Estados Unidos) señaló al respecto:

El objetivo fue proporcionar una guía exhaustiva para diagnóstico, prevención, evaluación, tratamiento y, lo más importante, estrategias para mejorar las tasas de control durante el mismo.

Nuevos parámetros para considerar hipertensión del ACC y la AHA

  • Presión arterial normal (presión normal para JNC7): Presión sistólica menor a 120 mm Hg y diastólica menor a 80 mm Hg.
  • Presión arterial elevada(considerada hipertensión por JNC7): Presión sistólica entre 120 y 129 mm Hg, y una diastólica de menos 80 mm Hg.
  • Hipertensión en etapa 1 (considerada prehipertensión por JNC7): Presión sistólica de 130 a 139 mm Hg, o una diastólica de 80 a 89 mm Hg. La nueva guía modifica lo que se consideraba como prehipertensión y lo incluye como presión arterial elevada en etapa 1.
  • Hipertensión en etapa 2 (considerada hipertensión en etapa 1 por JNC7): Presión sistólica entre 140 - 159 mm Hg, diastólica de 90 - 99 mm Hg.
  • Hipertensión en etapa 2 (considerada hipertensión en etapa 2 por JNC7): Presión sistólica ≥160 mm Hg o diastólica ≥100 mm Hg.

El Dr. Whelton explcia sobre la hipertensión en etapa 1:

…pensamos que en esa etapa una persona ya tiene un incremento sustancial en el riesgo, el doble del riesgo para infarto de miocardio, en comparación con alguien que tiene un rango de presión arterial normal, así que consideramos que la hipertensión en etapa 1 es el término adecuado, y que captará mucho mejor el riesgo para adultos y médicos.

Tratamiento

Entre las recomendaciones de las nuevas directrices destacan: La medición de la presión arterial en diferentes momentos del día, la exactitud de las mismas, la realización de un promedio obtenido de diferentes tomas y el considerar la presión arterial fuera del consultorio.

Los autores del estudio no recomiendan medicación en todos los casos de hipertensión en etapa 1 (categoría inferior de hipertensión). Sí embargo, entienden que es importante que el paciente sepa que tiene un riesgo, para que adopte un estilo de vida más saludable con el propósito de bajar su presión arterial.

Si una persona ya tiene una duplicación del riesgo, tiene que saberlo. No significa que necesite medicación, pero es una luz ámbar para advertir que debe reducir su presión arterial.

Paul K. Whelton

La indicación de tratamiento farmacológico para los pacientes con hipertensión en etapa 1, es en aquellos casos donde existe riesgo cardiovascular subyacente (enfermedad cardiovascular sintomática o enfermedad cardiovascular aterosclerótica), en el resto de los casos se indican cambios en el estilo de vida.

Las modificaciones en el estilo de vida para personas con hipertensión en etapa 1 incluyen:

  • Disminuir la cantidad de sodio en la dieta a una cifra inferior de los 1500 mg diarios.
  • Reducir el consumo de alcohol a 1 bebida en el caso de las mujeres y 2 en el de los hombres.
  • Realizar actividad física regular (al menos unos 30 minutos 3 veces por semana).
  • Incrementar la ingesta de potasio en la dieta a 3500mg/día.
  • Mantener un peso saludable.
  • Llevar una dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension): Es un régimen alimenticio bajo en sodio y con alto contenido de frutas, verduras, lácteos bajos en grasa, granos integrales y proteínas magras.

El Dr. Robert M. Carey, de la University of Virginia School of Medicine, en Charlottesville, Estados Unidos, vicepresidente del comité redactor de las recomendaciones para el tratamiento de la hipertensión señaló sobre los cambios en el estilo de vida:

La modificación del estilo de vida es el elemento fundamental del tratamiento de la hipertensión, y esperamos que esta guía hará que nuestra asociación, así como la comunidad médica, realmente presten mucha más atención a las recomendaciones en torno al estilo de vida.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)