Ahorrar en el gimnasio

Muchas personas ponen como excusa para no realizar actividad física la falta de dinero. Si bien esto puede ser un obstáculo a la hora de acudir al gimnasio, optar por un personal trainer o algún otro tipo de entrenamiento; lo cierto es que existen muchas formas de ahorrar dinero e igualmente ponerse en forma.

1 Pagar por clase no por mes

Los gimnasios suelen tener la opción de pagar por clase o por mes. Si bien a quienes acuden con regularidad les conviene económicamente pagar de forma mensual, no así a quienes van esporádicamente. Esto dependerá de cada caso en particular. Es importante ser sincero con uno mismo y evaluar el caso individual para ver qué resulta más conveniente para el bolsillo. Suele ocurrir que algunas personas son demasiado idealistas con la frecuencia con la que irán al gimnasio al inscribirse, pero luego en la práctica la cosa es distinta. Si bien en los últimos tiempos, la cantidad de gimnasios y centros de entrenamiento han aumentado por la tendencia mundial del cuidado del cuerpo y la salud; lo cierto es que la gente que no tiene la actividad física incorporada como un hábito, termina por abandonarlo.

2 Armar un gimnasio en casa

Comprar los equipamientos para armar un pequeño gimnasio en casa o utilizar los programas de entrenamiento de YouTube, es una excelente opción para ahorrar dinero y no perder tiempo en traslados. Sin embargo, suele suceder que las máquinas como caminadoras o bicicletas fijas terminan usándose como perchero y no para entrenar.

Sobre este punto Nick Mitchell, fundador de la empresa Ultimate Performance, que tiene gimnasios en Hong Kong, London, Marbella y Singapur, expresa:

Mucha gente que instala un gimnasio en casa empieza con entusiasmo y lo va perdiendo. En un buen gimnasio hay camaradería y ves a otra gente haciendo progresos, lo cual te anima a ti. Somos seres competitivos por naturaleza.

Lo cierto es que probablemente el abandono del ejercicio se diera igualmente si la persona fuera a un gimnasio, ya que ello depende mucho de la voluntad y del hábito y no tanto del lugar. Cuando alguien realmente tiene incorporado el entrenamiento como parte de su rutina diaria, muy posiblemente lo lleve a cabo sin importar si es en casa o en un gimnasio.

Catherina Sabiston, de la Sociedad Norteamericana de Psicología del Deporte y Actividad Física dice sobre los gimnasios en casa:

Muchos gimnasios están relegados en el sótano o en una pequeña esquina de la casa, que son en general los espacios menos atractivos, lo que hace más fácil que te olvides. Cuanta más luz natural tenga y más luminoso sea el espacio, mejor.

El mayor error que comete la gente que tiene un gimnasio en casa es no reservar tiempo para hacer ejercicio.

3 Utilizar aplicaciones de entrenamiento físico

Actualmente la tecnología es una excelente herramienta para utilizar en beneficio de la salud y el bolsillo. Existen varias aplicaciones gratuitas y otras de bajo costo, menor al de un gimnasio, que pueden ser muy efectivas si son bien utilizadas y se es constante en el entrenamiento.

Paula Zurita, creadora de rutinas para la página de Motiva tu cuerpo, explica sobre el funcionamiento de las apps fitness:

Sí, funciona igual que un gimnasio, ya que con constancia y determinación lo puedes lograr. Si utilizas la aplicación cuatro o cinco veces por semana verás resultados. Es lo mismo que ir a un gimnasio, la diferencia es que lo haces por tu cuenta y a tu ritmo, es la aplicación la que te va guiando.

Lo más importante es asegurarse de que las aplicaciones que han elegido sean buenas. Ayuda mucho leer los reviews, las recomendaciones y las calificaciones que les dan otros usuarios.

Por otra parte, según un estudio de la Brigham Young University de Utah, las aplicaciones fitness no son muy efectivas. Sin embargo, cuanto más costosas son, mayor es el compromiso y constancia del usuario y en consecuencia mejor es el resultado.

4 Averiguar por promociones, ofertas o descuentos por pago anual

En algunos gimnasios lanzan ofertas o promociones para captar socios en determinadas épocas del año (primavera, por ejemplo). Si deseas comenzar a entrenar, estar atento a este tipo de tips puede ser de gran ayuda para ahorrar dinero. Otra alternativa, si eres de las personas que es constante con el ejercicio, es consultar por descuentos por el pago anual.

5 No olvides llevar siempre agua

En los gimnasios suelen vender botellas de agua y bebidas hidratantes para después del ejercicio, cuyos precios siempre son un poco más elevados que en los supermercados. Por ello, como luego de tu rutina la sed aparecerá de forma desesperada y la hidratación es importante, no olvides llevar tu propia botella de agua para no gastar de más.

6 Entrenar para ahorrar dinero en salud

El ejercitarse regularmente es la mejor inversión a corto y largo plazo. Es uno de los más importantes tips para ahorrar dinero en el gimnasio. Con el envejecimiento, aparecen una cantidad de afecciones de salud que conllevan un importante gasto económico. Sin embargo, existen varias patologías que pueden prevenirse con el deporte constante. Los adultos mayores tienen un elevado gasto en medicamentos, exámenes médicos y demás asuntos asociados a la salud. Por ello, el practicar deporte es una inversión en salud para toda la vida y sin duda un ahorro de dinero futuro.

José Antonio Casajús, catedrático de actividad física y salud de la Universidad de Zaragoza, España señala:

La gente que hace 30 minutos al día de ejercicio tiene una protección frente a las enfermedades no trasmisibles de un 30%. En la gente que hace ejercicio físico planificado esta protección se eleva casi en un 50%. ¿Saben lo que nos ahorraríamos en gasto sanitario si esta sociedad fuera activa? Por cada euro que se invierte en ejercicio como mínimo se ahorran seis en salud.

Según el doctor Bruce Y. Lee, director del Centro de Prevención de la Obesidad de la Universidad Johns Hopkins, autor de un estudio publicado en la revista “Health Affairs”, si los niños y jóvenes realizaran ejercicio físico periódicamente, ahorrarían miles de millones de dólares en atención medica en el futuro.

Además agrega que esta práctica podría ahorrarle también dinero en costes médicos a la economía del país:

La actividad física no solamente hace que los niños se sientan mejor, también les ayuda a tener hábitos de vida más saludables, lo cual también es positivo para la economía del país.

Puntaje: 
Sin votos aún