Alopecia infecciosa

La alopecia infecciosa es originada hongos, virus, protozoos o bacterias por puede causar la caída total del cabello. Las bacterias aparecen cuando hay lepra o sífilis, los hongos cuando hay tiña y los virus con herpes o varicela.

Infección por hongos

La infección más frecuente en el cuero cabelludo es la tiña de la cabeza o dermatofitosis, causado por hongos que pueden aparecer a cualquier edad, pero que afectan más comúnmente a niños y desaparecen en la pubertad.

Estos hongos, según un informe de la Escuela de medicina de la Universidad de Washington, son gérmenes del tipo dermatofito, viven en el cuero cabelludo y prosperan en zonas donde hay calor y humedad.

Factores de riesgo

  • Falta de higiene
  • Lesiones menores en el cuero cabelludo
  • Tener el cuero cabelludo permanentemente húmedo (por ejemplo con sudor)

El diagnóstico de la infección por hongos puede realizarse a través de un cultivo de una muerta de cuero cabelludo, examen cuyo resultado demora unos cuantos días, o con una examen con la lámpara de Word, que posibilita detectar la infección micótica en el momento.

Infección bacteriana

Los casos de sífilis, acné necrótico y lepra, son los que con mayor frecuencia se asocian con infecciones bacterianas del cuero cabelludo.

La foliculitis decalvante, una enfermedad rara que produce inflamación de los folículos pilosos y causa alopecia progresiva e infección bacteriana en los casos más graves, también podría ser la responsable.

Infección viróscia y por protozoos
Esta infección puede presentarse en casos de varicela, herpes o cuando hay complicaciones en el cuero cabelludo que producen alopecia temporal. Si la persona se rasca y se lesiona, pueden producirse heridas que al cicatrizar causen alopecia definitiva en las zonas locales de la cicatriz.

Formas de contagio

Las infecciones del cuero cabelludo pueden contagiarse al compartir objetos de cuidado personal como peines, cepillos, broches de cabello, sombreros, ropa, etc. En el caso de la tiña, también por medio de las mascotas, especialmente de los gatos.

La infecciosa puede comprometer total o parcialmente el cuero cabelludo y las zonas infectadas aparecer calvas y con puntos pequeños blancos donde se ha caído el cabello.

La piel del cuero cabelludo puede verse inflamada, rojiza, descamada o con úlceras purulentas denominadas queriones. Puede haber picazón en la cabeza y una fiebre leve de 38 C e inflamación de los ganglios del cuello como consecuencia de la infección.

Tratamiento

El tratamiento en general incluye medicación según prescripción médica para cada caso en particular y cuidados especiales que abarcan buena higiene en la zona y el uso de un champú adecuado.

Los cuidados deben incluir el lavado de toallas, peines, cepillos y demás objetos que se usen en el pelo con agua caliente y jabón.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (2 votes)