Fútbol y emociones

Se está disputando el Mundial de Rusia 2018 y ya en las instancias definitorias de octavos de finales se viven momentos extremadamente emocionantes, que pueden poner en peligro la salud cardiaca. Han sido varias las etapas que se han definido por alargue y penales. Resultados que se tuvieron a los aficionados hasta el último minuto al borde del ataque de nervios.

En este sentido, es importante tener en consideración la existencia de varios estudios que a lo largo del tiempo se han realizado analizando la incidencia de las emociones asociadas al fútbol y el incremento de arritmias y ataques cardiacos.

Algunos estudios sobre la asociación entre el fútbol y los ataques cardiacos

Son varios los estudios científicos que han demostrado que hay una relación directa entre el mirar un partido muy emocionante y que ocurra un infarto cardiaco.

Doctor peruano Elmer Huerta

Según un estudio inglés llamado “Admisiones por infarto de miocardio durante la Copa del Mundo”, publicado en 2002 en “British Medical Journal”, la cantidad de infartos cardiacos se incrementó un 25% el 30 de junio de 1998. Ese día se disputó el partido entre Inglaterra y Argentina por el Mundial de Francia 1998 cuyo resultado se definió por penales en octavos de final a favor de Argentina.

Los profesionales de la salud Douglas Carrol, Kate Tillin y George Davey Smith investigaron durante años los registros médicos de los hospitales ingleses llegando a las siguientes conclusiones:

...desencadenados posiblemente por el malestar emocional de haber visto a su equipo perder en la tanda de penales.

La lotería de los penales debe abandonarse para favorecer a los terrenos de la salud pública.

La Universidad de Grosshadern y el Laboratorio de Consultoría Estadística, de Múnich, realizaron un estudio que fue publicado en 2008 en la revista “New England Journal of Medicine”; en el cual se estudiaron los casos de arritmias cardiacas e infartos ocurridos en el sistema hospitalario de Bavaria, Alemania, entre el 9 de junio y el 9 de julio de 2006, período en el que se disputó el Mundial de Alemania.

El doctor Huerta explicó sobre este estudio:

Los investigadores compararon el número de infartos y arritmias del mes mundialista con los producidos un mes antes y un mes después del certamen de fútbol. Y también, para ser más precisos con los dos años anteriores al mundial. Los resultados fueron impresionantes, el número de infartos aumentó en un 260%, es decir los riesgos de sufrir un ataque cardiaco aumentó a más del doble.

Causas de la relación entre infartos y fútbol en aficionados según expertos

El cardiólogo peruano José Manuel Sosa explica por qué en las personas con patologías cardíacas las situaciones de emociones fuertes y estrés pueden ser riesgosas:

Cuando una persona experimenta una situación de estrés, aumenta su presión arterial y frecuencia cardiaca; sin embargo, si esto sucede con un paciente con antecedentes cardiacos va a tener mayor número de arritmias y algunas pueden ser malignas, las cuales pueden desencadenar en una muerte súbita.

La Fundación Suiza de Cardiología hace una puntualización sobre los momentos más riesgosos:

...el pulso de un telespectador inmóvil registra las mayores aceleraciones durante las acciones más tensas del juego, especialmente cuando los atacantes se acercan a la portería del equipo contrario.

Ramón Bover, cardiólogo, coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid explica:

El visionado de un partido de fútbol es un desencadenante del estrés por esfuerzo psíquico. Esto puede conducir a un infarto o una angina de pecho, sobre todo cuando ya hay algún problema subyacente que puede favorecerlo, como tener placas de grasa en las arterias coronarias, que estas se rompan, que se contraigan las arterias y que el corazón, al latir, tenga una mayor demanda de nutrientes y oxígeno.

El experto agrega que el estrés aumenta cuando se trata de una instancia decisiva como semifinales o finales o en algún momento clave del partido de fútbol. Al respecto dice:

...puede generar una tensión psíquica que, a su vez, eleva la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y hace más probable que se manifieste la enfermedad coronaria. Cualquier circunstancia durante el evento, que aumente la tensión psíquica y emocional, eleva el riesgo cardiaco en ese momento.

El cardiólogo argentino Daniel López Rosetti, explica sobre lo que sucede con las emociones en un campeonato del mundo:

En un Mundial, la tribu es más grande, porque se juntan los hinchas de todos los equipos. Y está en juego la unidad, el espíritu de cuerpo, el conjunto. Hay estudios que prueban la relación entre emocionalidad psicosocial y un evento deportivo. Lo del Mundial de Francia es un claro ejemplo de que lo emocional nos cruza a todos y tiene una influencia importante en la salud. Y eso es porque el cerebro no distingue una catástrofe real, como puede ser una geográfica, geológica o climatológica de una catástrofe deportiva.

Por su parte, el presidente de la Fundación Cardiológica Argentina Jorge Eduardo Tartaglione señala sobre el tema:

Los cardiólogos hemos constatado una relación evidente entre las emociones, el fútbol y el corazón.

Agrega sobre el tema:

En 1998, en el Mundial de Francia, durante la definición por penales entre argentinos e ingleses, la tasa de ataques cardíacos creció un 30% en Inglaterra.

Tartaglione va más lejos señalando que este tipo de definiciones deberían ser eliminadas:

...la definición por penales debe ser eliminada debido al factor de riesgo cardiovascular.

Combo explosivo: fútbol, comida, alcohol, tabaco

Al partido de futbol se suma una serie de hábitos muy poco saludables como es el consumo de bebidas alcohólicas, azucaradas, comidas de alto contenido graso y calórico, cigarrillo, drogas y demás, que sumado a las emociones fuertes hacen un combo explosivo bastante perjudicial para el corazón.

Recomendaciones preventivas

  • Tener controlada la presión arterial, el nivel de colesterol y azúcar en sangre (estas recomendaciones son fundamentales en personas con hipertensión, diabetes y colesterol elevado) y obesidad.
  • Moderar el consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas durante los partidos de fútbol.
  • Evitar la ingesta de comidas calóricas, grasas o de alto contenido de azúcar.
  • Moverse con frecuencia para cortar los elevados niveles de estrés.
  • Estirar las piernas, pararse y caminar en el entretiempo.
  • No ver los partidos solos, siempre estar acompañados de familiares o amigos.
  • Controlar el consumo de tabaco.

¿Qué pasa cuando el partido se ve en el estadio?

El estadio tiene el condicionante de que el estrés del ambiente es mayor, ya que es más difícil desconectar, porque no se puede ir a otra habitación ni realizar otra actividad y hay más tensión emocional porque toda la gente que está en el campo se centra en lo que sucede en él.

Ramón Bover

Puntaje: 
Sin votos aún