Tras la cirugía de salvamento de la extremidad
Tras la cirugía de salvamento de la extremidad

Se trata de un tipo de cáncer de hueso, un tumor maligno que en general se manifiesta en la adolescencia y comienza en un hueso de la pierna, próximo a la rodilla o en el húmero (en la parte superior del brazo cerca del hombro).

Es el cáncer óseo más frecuente entre niños y adolescentes y la edad de diagnóstico suele ser los 15 años. Es más común en varones que en niñas.

La causa se desconoce, pero se lo ha relacionado con la herencia familiar y con retinoblastoma familiar (un tipo de cáncer ocular que se desarrolla en niños).

El osteosarcoma puede presentarse en cualquier hueso, pero generalmente, se presenta en los huesos más grandes y en las zonas con índice de crecimiento más rápido.

Síntomas

  • Fractura ósea
  • Cojera (en caso que el tumor se localice en la pierna)
  • Sensibilidad, enrojecimiento, hinchazón, en la zona del tumor
  • Bulto firme que crece en la zona del dolor
  • Limitación del movimiento
  • Dolor óseo
  • Dolor al levantar algo, si el tumor está en un brazo

Tratamiento

El tratamiento se inicia en general luego de la realización de una biopsia del tumor para el diagnóstico.

Previo a la cirugía, se recurre a la quimioterapia para reducir el tumor y facilitar la intervención quirúrgica. Además con ello, se destruye cualquier célula cancerosa que pueda haberse propagado a otra parte del cuerpo.

La medicación se utiliza para la quimioterapia es:

  • Carboplatina
  • Ciclofosfamida
  • Doxorubicina (Adriamycin)
  • Epirubicina
  • Cisplatino
  • Etopósido
  • Alta dosis de metotrexato con leucovorina
  • Ifosfamida

Luego de la quimioterapia se recurre a la cirugía para eliminar cualquier tumor remanente. En general la cirugía es de salvamento de la extremidad, es decir que sólo se extirpa el tumor y se salva la extremidad que ha sido afectada. La cirugía mayor, que requiere de la amputación de la extremidad es poco frecuente.

Tras la cirugía, es necesario que el paciente realice ejercicios especiales de fortalecimiento por algún tiempo.

En caso de amputación, es necesaria una intensa rehabilitación y hay disponibles varios tratamientos protésicos, que pueden contribuir a que el paciente recupere el movimiento.

Pronóstico

En los casos en que el tumor no se ha propagado a los pulmones (metástasis pulmonar), el pronóstico es alentador. Pero si se ha propagado a otras partes del cuerpo, el pronóstico se agrava, pero las posibilidades de cura con tratamiento persisten.

Complicaciones

  • Diseminación del cáncer a los pulmones
  • Amputación de la extremidad afectada
  • Efectos secundarios de la quimioterapia
Puntaje: 
Sin votos aún