Debajo del peso normal

No solamente el sobrepeso y la obesidad suponen riesgos para la salud, sino también tener bajo peso; ya como todo en la vida, lo ideal es un sano equilibrio.

El índice de masa corporal (IMC) es la medida que asocia el peso y la talla y permite conocer si la persona tiene un peso saludable o no. Se calcula dividiendo el peso sobre la estatura al cuadrado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera un IMC menor al 18,50 como bajo peso, aunque esto varía según sexo, edad, etc. Al igual que el exceso de peso, tener bajo peso supone algunos riesgos para la salud, entre ellos incrementa el riesgo de:

1

Osteoporosis

El tener bajo peso puede ser consecuencia de no recibir los suficientes nutrientes en la dieta y ello puede incluir una carencia de calcio. Esta deficiencia se asocia con el desarrollo de osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se debiliten y se favorezca su quiebre.

2

Anemia

Las personas que tienen bajo peso, están también en mayor riesgo de desarrollar anemia, lo cual, generalmente, se debe a una carencia de hierro en la alimentación.

3

Problemas reproductivos

Las mujeres que tienen bajo peso pueden presentar problemas reproductivos al dejar de ovular, tener períodos muy irregulares o ausencia de la menstruación (amenorrea). Incluso las mujeres embarazadas con bajo peso están más vulnerables a tener partos prematuros o tener bebés con bajo peso al nace, con todas las complicaciones que ello conlleva.

4

Debilidad del sistema inmunológico

El bajo peso se asocia además con un sistema inmunológico debilitado, lo cual favorece los virus e infecciones. También con debilidad y fatiga crónica.

5

Caída del cabello

La caída del cabello se asocia con el bajo peso y con la anemia. Así como también con la deficiencia de nutrientes esenciales.

6

Enfermedades del corazón y artritis

Según estudios de la clínica Mayo, el bajo peso se asocia con mayores factores de riesgo de morir de enfermedades coronarias y de sufrir artritis.

7

Pérdida de la masa muscular

La pérdida de peso obviamente constituye una pérdida consecuente de la masa muscular. En los adolescentes que están en pleno desarrollo, esto puede traer consecuencias negativas en el desarrollo de sus músculos.

8

Reducción de la absorción de los nutrientes

La disminución del peso puede traer como consecuencia una reducción en la absorción de nutrientes (aminoácidos, minerales y vitaminas) y ello ser la causa de enfermedades y complicaciones como por ejemplo durante el embarazo.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)