Metabolismo lento

¿Has sentido alguna vez envidia sana por alguien que come y no engorda? Todos los días te preguntas ¿Cómo lo hace? ¿Cuál es su secreto? Mientras miras los alimentos y piensas: “Si como esto, engordaré sin remedio. Por ahora solo degustaré un trocito”. Pues bien, la explicación por la que algunos engordan sin remedio, mientras otros disfrutan de manjares sin que la silueta se vea afectada, se encuentra en el metabolismo.

¿Qué es el Metabolismo?

Es un conjunto de procesos físicos y químicos que tiene lugar en las células, mediante el cual los alimentos se transforman en energía, que se utiliza en diferentes funciones vitales: respiración, digestión, circulación sanguínea, temperatura corporal y eliminación de los desechos a través de los riñones e intestinos.

El metabolismo condiciona necesariamente el gasto de energía, por esta razón, algunas personas no consiguen bajar de peso aún siguiendo estrictas dietas.

El privilegio de tener un metabolismo rápido

Lo tienen aquellos que no engordan así dejen vacío el plato o ingieran más alimento que el que su organismo necesita.

Se caracteriza por:

  • Dificultad para engordar.
  • Apetito constante.
  • Tendencia al nerviosismo y la ansiedad.
  • Dificultad para conciliar el sueño.

La pesadilla del metabolismo lento

En personas con metabolismo lento, el organismo es defectuoso, de tal manera que almacena la energía en vez de quemarla; la acumulan indefectiblemente en forma de grasa, lo que a la larga causa obesidad.

Los síntomas son los siguientes:

  • Dificultad para bajar de peso o cambio de peso frecuente: la grasa se acumula en la cadera y piernas.
  • Cansancio y fatiga.
  • Digestión lenta y pesada.
  • Tendencia al estreñimiento y, ocasionalmente, a la depresión.

¿A partir de qué edad cambia nuestro Metabolismo?

La masa muscular, así como la quema rápida de calorías, se va perdiendo lenta y gradualmente a partir de los 25 años. Por ello, es muy importante realizar ejercicio físico para reemplazar el tejido graso por tejido muscular.

Tips fáciles para acelerar el metabolismo

  • Tomar mucha agua: No importa lo que haga, aunque se inscriba al gimnasio o deje de comer, si no toma suficiente agua, no logrará acelerar el metabolismo.
  • Detectar si se padece de tiroides: Algunos lo saben, otros no, pero ante la sospecha de síntomas como manos y pies fríos, temperatura corporal muy baja y falta constante de energía, se recomienda acudir a un especialista, pues son claros indicios de padecerla.
  • Nutrición correcta: Si usted tiene una dieta alta en carbohidratos refinados como pan, harinas, dulces, golosinas, comida chatarra, gaseosas, entre otros, está contribuyendo a que su metabolismo se ponga cada vez más lento.
  • Buen descanso: Dormir entre seis y ocho horas diarias, garantiza que su metabolismo se acelere y queme grasas.
  • Desayuno nutritivo: El primer alimento del día es el más importante. Por lo que se recomienda un buen desayuno, completo y balanceado, incluyendo proteínas saludables. Este debe ser consumido como máximo media hora después de levantarse; no después de una, dos o más horas.
  • No dormir inmediatamente después de comer: Especialmente después de la cena, puesto que el organismo necesita procesar los nutrientes y convertirlos en energía. El acostarse inmediatamente, causa que la digestión y el metabolismo entren en una pausa prologada durante todo el tiempo que dure el descanso y, por ende, se termina ganando peso. Es preferible realizar una caminata para activar el metabolismo. Lo recomendable es ingerir los alimentos, tres horas antes de descansar.
  • Realiza ejercicio físico: Un mínimo de diez minutos diarios de ejercicio intenso como trotar, levantar pesas, montar bicicleta en subida, bailar ritmos muy rápidos, producen cambios hormonales en el cuerpo que llevan a adelgazar. No se recomiendan ejercicios leves.

Realizar controles médicos con regularidad

  • Controlar la diabetes: Quienes la padecen suelen tener un metabolismo lento. Los altos niveles de glucosa en la sangre provocan una reacción de ahorro de energía, esto se entiende como exceso, lo que provoca la drástica reducción del metabolismo. Además de ello, se ha comprobado la relación directa entre la obesidad y diabetes; en la mayoría de los casos al resolver la obesidad de los diabéticos bajan los niveles de diabetes.
  • Hipotiroidismo: Cuando la glándula tiroides no funciona correctamente, provoca desequilibrio metabólico; el organismo tiende a guardar grasa, ocasionando un aumento de peso. Si tiene antecedentes familiares acuda inmediatamente con su doctor para realizarse las pruebas necesarias.
  • Mujeres: Las mujeres deben acudir a un especialista para descartar la presencia del hongo Cándida Albicans, llevar un control periódico y exhaustivo. El cuerpo de la mujer produce estrógenos que hace que los hongos crezcan. Los hombres, por su parte, producen testosterona, que no contribuye al crecimiento de los hongos, pero ello no quiere decir que no puedan padecerlo. El hongo Cándida produce 78 tóxicos en el organismo, todos ácidos que acaban con el oxígeno del cuerpo y es una de las razones por cuales el metabolismo se pone muy lento. Quienes padecen Cándida tienen una predilección por las harinas y dulces a toda hora, pues este hongo vive de ellos.

Alimentos que aceleran el metabolismo

Quienes poseen un metabolismo lento deben tomar en cuenta estos alimentos:

  • La canela acelera el metabolismo en las células grasas por su contenido de cinamaldehído; lo recomendable es consumirla en polvo, en postres bajos en calorías, jugos y refrescos, a cualquier hora del día, las cantidades que desee.
  • El té verde, sea filtrante o de preferencia natural en hoja seca, es ideal para acelerar el metabolismo. Reemplazar el hábito de beber café o soda por este maravilloso té, con poquísima cantidad de azúcar, será muy beneficioso para acelerar el metabolismo y mantener su peso ideal.
  • Consumir palta en el desayuno activa el metabolismo porque contiene grasa natural monoinsaturada o ácido oleico omega 3.
  • El jengibre (kion), consumido en verduras saltadas, ensaladas sea en polvo o natural, así como en infusión, activa la digestión y el metabolismo.
  • Reemplace el aceite hidrogenado por el aceite de coco (vea nuestro artículo_link) puesto que es el aceite más sano de todos: no engorda, por el contrario, si es consumido de manera adecuada, ayuda a perder peso.

Recuerde siempre el sabio consejo: Desayune como rey, almuerce como príncipe, cene como mendigo.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4 (1 vote)