Los calambres
flickr.com

¿Quién no ha sentido alguna vez esa dolorosa sensación que por unos segundos deja sin aliento? ¿Quién no ha sufrido de calambres en las piernas?

Los calambres y sus causas: Se trata de un espasmo muscular que puede ser causado por una oxigenación escasa de los músculos, por una disminución de minerales y sales, debido a esfuerzos constantes o por estar en un ambiente muy frío.

Síntomas:

  • Contracción de uno o varios músculos
  • Dolor muscular
  • Deshidratación
  • Sensación de pesadez

¿Cuándo aparecen?

  • Mientras se está durmiendo debido a una falta de irrigación sanguínea
  • Contacto con agua fría
  • Gran actividad muscular cuando no se está acostumbrado a efectuarla o no se tiene una constancia rutinaria

Prevención y tratamientos adecuados:

Rara vez los calambres son producto de una enfermedad grave. Las maneras de combatirlos son sencillas y fáciles de llevar a cabo:

  • No realizar ejercicio físico después de comer
  • Ejecutar una prolongada etapa de estiramientos antes de la actividad deportiva, para que los músculos no estén fríos. Unos quince minutos serán suficientes antes de acostarse. De este modo, los calambres disminuirán
  • El masaje suave en la zona en la cual se suele experimentar el dolor es muy efectivo. Se debe efectuar en dirección contraria a la contractura
  • Los alimentos ricos en vitaminas y minerales son beneficiosos. Se pueden encontrar en verduras, frutas, legumbres, frutos secos y yogurt
  • Las duchas calientes locales reducen el dolor y ayudan a prevenir la aparición de espasmos
  • El calcio, potasio, el hierro y las vitaminas B, C, D y E contribuyen a mejorar notablemente este trastorno. Se pueden consumir en alimentos que contengan estas sustancias o en cápsulas especiales
  • Si se quiere realizar actividad deportiva, ésta debe darse de modo gradual
  • La temperatura adecuada es vital para quienes sufren de calambres, ya que en el ambiente no debe hacer ni demasiado frío ni demasiado calor
  • No vestirse con ropa demasiado ajustada, ya que de este modo se impide la correcta irrigación sanguínea, responsable de la presencia de calambres musculares
  • Beber abundantes líquidos a base de plátano y albaricoque. El agua también contribuye a mantener el cuerpo bien hidratado, una de las causas de la aparición de calambres es justamente la deshidratación
  • Estar sentado en una misma posición, mucho tiempo parado o recostado, no es conveniente. El flujo de sangre debe correr sin problemas
  • Las caminatas diarias son ideales para quienes sufren de calambres crónicos

Algunos remedios caseros que pueden ayudar:

  • Las vendas suelen calmar el dolor, sobre todo si éste es prolongado. No se debe vendar muy ajustado para que no se hinche la zona
  • Aplicar aceite de eucalipto o romero y masajear suavemente hasta que el área se torne caliente. Este mecanismo aliviará la contractura y ayudará a relajarse
  • Los baños de pies también benefician mucho el estado del espasmo. Se puede volcar en la bañera semillas de mostaza previamente hervidas en un litro de agua. Esta preparación relajará y aliviará el malestar
  • Disolver diez gotas de té de laurel en un vaso de agua. Beber esta preparación dos veces al día y al cabo de unos días los calambres mejorarán

Cuándo es necesaria la ayuda médica:

  • Si los calambres no cesan o los síntomas no se han atenuado, se debe pedir la opinión de un especialista para poder diagnosticar correctamente y/o analizar qué tratamiento sería el adecuado
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (4 votes)