Salud y su gastos

La salud es uno de los servicios esenciales de los que nadie se puede privar, ni aún en temporadas de crisis. Países como Estados Unidos tienen costosísimos sistemas médicos. Pero cómo hacer para poder tener atención sanitaria, sin que ello implique grandes cuentas médicas. Hoy en Sanar damos algunas recomendaciones útiles para bajar los gastos:

1

Tener médico de cabecera

El médico de cabecera o médico de familia, era una figura muy presente en otras épocas y se ha ido perdiendo con el tiempo. Pero es importante volver a él, ya que era mucho más que un simple doctor. Una persona que conocía a la familia, su situación y tenía en cuenta, entre otras cosas, los recursos económicos de la misma a la hora de recetar alguna medicación, estudio o tratamiento. Para escoger un buen médico de cabecera, lo mejor es preguntar en el centro de salud al cual se está afiliado, consultar con otras personas conocidas que se atiendan allí y así encontrar al médico de familia perfecto.

2

Averiguar los costos médicos a priori

Antes de realizarse cualquier tratamiento o estudio, es clave averiguar cuánto sale y sí corresponde gratis o con algún descuento. Por ejemplo, hay algunos países en los que los exámenes obligatorios para las mujeres como mamografía o papanicolau son gratuitos o con una bonificación especial, cada tanto período de tiempo.

3

Averiguar por los medicamentos genéricos

Cuando el médico receta determinado medicamento, pedirle que indique cuál es el nombre de la droga o sustancia que compone el mismo y no su marca. Ya que los medicamentos de grandes laboratorios, grandes marcas son mucho más costosos que los genéricos e igualmente efectivos para el tratamiento en cuestión. Inclusive este tema también puede consultarse en la farmacia y muchas veces los farmacéuticos son los que mejor conocen las drogas genéricas y tienen distintas opciones de precios para ofrecer.

4

Revisar bien las facturas por servicios de salud

Muchas veces el papeleo, los formularios los códigos, dan lugar a errores y sobrecargos por servicios que no se brindaron; por ejemplo una cita médica que no existió o un examen médico que nunca se realizó. Por ello, antes de pagar la factura, revisarla con mucho detenimiento y atención.

5

Buscar ayuda professional

Hay organizaciones que se encargan de prestar ayuda a los usuarios en estas escabrosas temáticas y asesoran, algunas de manera gratuita y otra con costo. INSNET (www.myinsnet.com), Health Advocates (www.healthadvocates.com) , Medical Cost Advocates (www.medicalcostadvocate.com) son algunas que prestan ayuda en Estados Unidos.

6

Ante emergencias de salud pedir rebaja

Si bien parece un poco extraño y tal vez hasta fuera de lugar, cuando la salud está en medio y hay algún problema serio que requiere de atención nada está de más. Por ello, una buena alternativa es escribir cartas a los profesionales de la salud involucrados en el tema que atañe y solicitar rebaja o alguna facilidad de pago. No hay que olvidar que antes que negociantes los profesionales de la salud son médicos y han realizado un juramento hipocrático.

Puntaje: 
Sin votos aún