Glioma óptico

Los gliomas son tumores que crecen en distintas zonas del cerebro y los ópticos pueden afectar:

  • Uno o ambos nervios ópticos (los que llevan la información visual desde cada ojo al cerebro)
  • Quiasma óptico: Zona donde se cruzan los nervios ópticos en frente del hipotálamo del cerebro

Los gliomas ópticos son poco frecuentes y de causa desconocida. En general son benignos, de crecimiento lento y se presentan en niños casi siempre antes de los 20 años.

Hay una asociación muy grande entre el glioma óptico y la neurofibromatosis tipo 1.

Síntomas

Los síntomas ocurren debido a que el tumor crece y ejerce presión sobre el nervio óptico y las estructuras adyacentes. Los mismos pueden incluir:

  • Estrabismo
  • Movimiento involuntario del globo ocular
  • Uno o los dos ojos puede sobresalir para afuera
  • Pérdida de la visión en uno o los dos ojos, que empieza con la pérdida de la visión periférica y conduce a la ceguera

En el niño pueden aparecer síntomas de síndrome diencefálico que incluye:

  • Sueño en el día
  • Retraso del crecimiento
  • Reducción de la memoria y la función cerebral
  • Inapetencia y grasa corporal

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño del tumor y el estado de salud general de la persona. Los objetivos del tratamiento pueden abarcar: Curar el trastorno, mejorar los síntomas o la visión y el bienestar.

La extirpación quirúrgica del tumor puede curar determinados gliomas ópticos. La extirpación parcial puede disminuir el volumen del tumor y se realiza en algunos casos, lo que impide que el mismo dañe el tejido cerebral sano que está a su alrededor.

En ciertos casos puede recomendarse radioterapia cuando el tumor es más grande y la intervención quirúrgica no es posible. En otros, la radioterapia puede retrazarse debido a que el tumor crece lento.

Pueden prescribir corticosteroides para reducir el edema y la inflamación durante la radioterapia o si los síntomas vuelven.

La quimioterapia puede emplearse en algunos niños y puede ser muy útil cuando el tumor se propaga al hipotálamo.

Pronóstico

El pronóstico depende de cada paciente. Con tratamiento prematuro mejora la probabilidad de un desenlace clínico favorable. Hay tumores que son curables con intervención quirúrgica mientras otros regresan.

Generalmente el crecimiento del tumor es lento y la afección persiste estable por extensos períodos de tiempo. No obstante en adultos y algunos niños cuando está comprometido el quiasma óptico, el tumor es más agresivo.

Complicaciones

  • Reducción de la visión
  • Ceguera

Prevención

En casos de neurofibromatosis-1, puede recomendarse la asesoría genética y la visita regular al oftalmólogo puede contribuir a un diagnóstico temprano de estos tumores antes que aparezcan los síntomas.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (1 vote)