Trastorno explosivo intermitente

Se trata de un trastorno del comportamiento caracterizado por episodios repetidos de comportamiento impulsivo, violento o arrebatos verbales que pueden llegar hasta la rabia descontrolada y son desproporcionados para las circunstancias en que se dan. Está categorizado en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales dentro del control de impulsos conjuntamente con la piromanía, cleptomanía y ludopatía.

Causas

La causa exacta del trastorno explosivo intermitente se desconoce. Sin embargo, las causas probables son factores ambientales y biológicos.

  • Entorno: La mayoría de las personas que padecen este tipo de trastorno, fueron criadas en familias en las que las explosiones y el abuso físico y verbal eran frecuentes. Cuando la exposición a este tipo de violencia ocurre a temprana edad, la probabilidad de desarrollar trastorno explosivo intermitente aumenta
  • Genética: Puede haber un componente genético que se transmite de padres a hijos
  • Química del cerebro: Pueden existir diferencias en la serotonina en las personas con este trastorno

Factores de riesgo

  • Historia de abuso de sustancias: Los consumidores problemáticos de drogas y alcohol están en mayor riesgo de padecer este tipo de trastorno
  • Edad: El comienzo del trastorno es más común en la adolescencia
  • Historial de abuso físico: Las personas que han sido víctimas de abuso físico infantil están más expuestas
  • Sexo: Los hombres son más vulnerables al trastorno explosivo intermitente

Síntomas

Las personas que presentan este tipo de trastorno, pueden agredir a otras personas y sus bienes, provocando lesiones físicas y/o daños materiales. Los episodios explosivos se extienden, aproximadamente, unos 30 minutos y pueden presentarse agrupados o por separados por días, semanas o meses. Entre los episodios de arrebatos, la persona puede manifestarse irritable, enojada, agresiva.

Los episodios de agresividad pueden ir antecedidos o acompañados de:

  • Rabia
  • Hormigueo
  • Irritabilidad
  • Incremento de la energía
  • Pensamientos acelerados
  • Palpitaciones
  • Temblores
  • Sensación de presión en la cabeza
  • Palpitaciones

Después del episodio explosivo puede ocurrir depresión o fatiga.

Tratamiento

  • Psicoterapia: Este tipo de psicoterapia ayuda a las personas que padecen este tipo de trastorno, a identificar las situaciones o conductas desencadenantes de su ira. Además de enseñar estrategias para manejarla y controlarla
  • Fármacos: Antidepresivos, estabilizadores del humor, anticonvulsivos, anti ansiedad

Complicaciones

  • Autolesiones: Las personas que padecen trastorno explosivo intermitente, no siempre dirigen su ira para los demás, sino que en muchas ocasiones se dañan a sí mismos ya sea causándose lesiones intencionales o intentando el suicidio. Los que abusan de drogas y alcohol están más expuestos
  • Problemas laborales, en la escuela y el hogar: este tipo de comportamiento puede llevar a la pérdida del empleo, los problemas escolares, problemas financieros, accidentes de tránsito y los conflictos con la ley
  • Deterioro de las relaciones interpersonales: El resto percibe a este tipo de personas como malhumoradas y ello puede llevar a problemas de pareja, familia, amigos, etc.
Puntaje: 
Sin votos aún