Sentir irritado

De acuerdo a la American Psychological Association (APA), el enojo constituye una emoción humana natural que puede ir desde una leve irritación a una intensa ira. El problema radica en cuando la persona no puede controlar su enojo y éste se vuelve destructivo. Cuando se pasa demasiado tiempo enojado, lo que puede repercutir en problemas de salud como ser hipertensión, problemas cardíacos, mayor propensión a la diabetes, colesterol elevado, entre otros.

Características de los enojones

Una de las principales características principales de las personas que viven enojadas, es la intolerancia ante la frustración. Es así que este tipo de personas se pueden enojar por cosas mínimas como ser que la comida esté fría, en las que otras ni siquiera se fijarían.

El mal manejo de la ira se asocia directamente con un mayor riesgo de accidentes, con la realización de actividades de forma compulsiva y sin pensar como beber alcohol, comer o fumar en exceso y en consecuencia de enfermedades como la depresión, la obesidad, los problemas cardíacos o las adicciones.

Según el profesor de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson de la Universidad de Rutgers, Mitch Adams, el problema no radica en el enojo en sí mismo, sino en no poder controlarlo, lo que inevitablemente conduce a problemas de algún tipo.

Howard Kassinove, director del Instituto de la Universidad de Hofstra, para el estudio y tratamiento de la ira y la agresión, explica que cuando una persona se enoja mucho y muy frecuentemente o permanece enojada por mucho tiempo, es muy posible que tenga un trastorno de humor.

La mayoría de las personas reportan que se enojan unas dos veces por semana

pero las personas que califican alto para este problema lo hacen por lo menos una vez al día

Kassinove explica que hay personas que incluso están enojadas con otras que ya han muerto. Ellas son incapaces de perdonar, son rencorosas y ese rencor a los únicos que perjudica es a ellos mismos.

¿Cómo se puede manejar la ira?

Cuando la ira afecta las relaciones, el trabajo y/o la salud, una buena alternativa es reconocer que existe un problema e intentar buscar una solución. Una buena manera de tratar la ira, es aprender a reconocer sus desencadenantes. De modo que cuando aparezcan las primeras señales, se pueda redirigir el enojo hacia otro laco y así comenzar a modificar ese mal hábito. Si uno solo no es capaz de lograr esto, lo mejor es recurrir a la ayuda terapéutica.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)