Propiedades del aceite de onagra
flickr.com

El aceite de onagra se obtiene de la prímula, también llamada onagra (Oenothera biennis), un vegetal oriundo de América del Norte por medio del prensado en frío de sus semillas.

El aceite de onagra se caracteriza por su elevado contenido en ácidos grasos esenciales, entre los que se mencionan los ácidos linoleico y gamma-linolénico. Importantes precursores de ciertos mediadores celulares, vinculados en forma directa con la estabilidad de las membranas de las células de nuestro organismo. Así como con el neurodesarrollo y la regulación de la cascada de la coagulación.

Estos ácidos grasos, pertenecen a la familia de las moléculas denominadas “omega 6” y se definen como nutrientes esenciales, lo que implica que el organismo humano no puede sintetizarlos por sí mismo y debe ingerirlos con los alimentos. Estas moléculas son los precursores de los eicosanoides, entre las que se incluyen las prostaglandinas, la familia de los tromboxanos y los leucotrienos. Estas sustancias regulan un sinnúmero de procesos biológicos durante la vida embrionaria, la niñez, la juventud y la ancianidad.

Así, el déficit de ácidos grasos se asocia con anomalías tan variadas como cardiopatías, trastornos cutáneos, inmunodeficiencia, alteraciones en la fertilidad e incluso disfunción cerebral en niños y adultos.

Al contribuir con el aporte de estos productos esenciales, el aceite de onagra se relaciona con la mejoría de los síntomas de eccema y de la hidratación cutánea. Además de estimular el crecimiento y mejor la calidad de la uñas y el cabello, este aceite impide la aparición de xerostomía y xeroftalmía (sequedad de la boca y los ojos). Su acción sobre el sistema inmune no sólo estimula las defensas, sino que regula la actividad de ciertos procesos inflamatorios, como los vinculados con la artrosis y ciertas formas de artritis.

En sujetos con alto riesgo cardiovascular, este producto rico en ácidos grasos mejoraría la hipertensión arterial como consecuencia de sus efectos vasodilatadores, al mismo tiempo que reduce la posibilidad de trombosis y retrasaría la progresión de la aterosclerosis. En presencia de alteraciones hormonales como el síndrome de tensión premenstrual y los síntomas del climaterio, el aceite de onagra mejora el dolor mamario, la irritabilidad, la cefalea, la retención hídrica y los sofocos.

De este modo, el aceite de onagra no sólo tiene efectos terapéuticos, sino que actúa como un notable complemento nutricional para el bienestar general del organismo. Se encuentra disponible en cápsulas que contienen entre 500 y 1000 mg del producto, si bien la dosis dependerá de cada caso particular y debe ser indicada por un profesional idóneo.

Puntaje: 
Sin votos aún