Efectos secundarios de las drogas que evitan la caída del cabello

Según un estudio reciente publicado en Journal of Sexual Medicine, los medicamentos para el tratamiento de la calvicie y para reducir el aumento del tamaño de la próstata en hombres de mediana edad, pueden traer efectos secundarios en la sexualidad masculina que incluso persistirían luego de que se suspende la ingesta.

Entre los medicamentos mencionados, llamados inhibidores de la 5-alfa-reductasa, que bloquean la acción de la hormona dihidrotestosterona (DHT), se incluyen Avodart, Propecia y Proscar. Y los efectos secundarios que producirían en los hombres están depresión, ansiedad, pérdida del deseo sexual, ginecomastia (crecimiento de tejido mamario masculino), dificultades para mantener la erección y reducción en la producción de esperma que puede influir con la fertilidad.

El investigador del estudio Abdulmaged M. Traish, profesor de bioquímica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, dice que no sabe porque, pero los efectos secundarios persisten e incluso se tornan irreversibles, incluso si se bajan las dosis de la droga o se abandona su uso. Una explicación podría ser según él, que los nervios se degraden de manera permanente por la dihidrotestosterona y no se reparen pese a que se abandone la medicación.

De acuerdo con datos publicados en la página web de Propecia, uno de los medicamentos en cuestión, los efectos secundarios sexuales de este fármaco (incluyendo la disfunción eréctil, la pérdida del deseo y la disminución de la producción de esperma) son poco frecuentes y se manifiestan en menos del 2% de los hombres que lo utilizan.

Sin embargo, en los estudios incluidos en la revisión en cuestión, las tasas de disfunción eréctil asociadas al uso de inhibidores de la 5-alfa-reductasa fueron muy superiores, representando entre el 6 y el 8%.

Los datos de los estudios utilizados para la revisión revelaron que un 4,5% de los hombres que tomaban Propecia, manifestaron crecimiento del tejido mamario en comparación con el 2,8% que tomó un placebo. También algunos estudios habían señalado un incremento en las tasas de depresión entre los que tomaban Propecia, comparados con los que tomaban placebo.

Algunos expertos se muestran escépticos ante estos resultados

Patrick Walsh, de la Universidad de Servicio Distinguido Profesor de Urología en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, quien viene investigando los efectos de los inhibidores de la 5-alfa-reductasa desde hace 42 años y recientemente declaró en las audiencias de la Food and Drug Administration (FDA) en contra de su uso propuesto para la prevención del cáncer de próstata, sostiene que estas conclusiones son parciales y le parece extraño que los efectos secundarios no desaparezcan cuando se abandona la droga.

Riesgo - beneficio

Según Traish hay casos en que los beneficios superan a los riesgos de consumir este tipo de fármacos, por ejemplo en los casos de personas de edad avanzada, un hombre de 70 años que padece de hiperplasia prostática benigna, no puede orinar y debe levantarse varias veces en la noche para hacerlo, los beneficios pesan más que los riesgos. Sin embargo, en uno joven de 39 años de edad, que pierde un poco de cabello, las desventajas son mucho más que las ventajas y no justifica asumir semejante riesgo por una cuestión meramente estética.

Puntaje: 
Sin votos aún