Perder peso en pareja

¡El matrimonio engorda! Este es un dicho popular que de alguna manera a pasado de generación en generación. Según una encuesta realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), estar en pareja puede llevar a engordar hasta 4,5 kilogramos.

Víctor Godoy, coautor del estudio explica al respecto:

…cuando se está en mitad de una relación se tiene mucha menos conciencia de lo importante que es mantener el peso idóneo.

Los miembros de la pareja se relajan ante la seguridad de tener un compañero/a y están menos pendientes de su imagen que cuando están solteros/as.

Sin embargo, existen casos en los que el que uno de los miembros de la pareja adopta hábitos saludables, pierde peso y favorece a que el otro siga su ejemplo.

Si uno en la pareja pierde peso puede existir un efecto domino

Un reciente estudio publicado en la versión electrónica de la revista Obesity, realizado por Amy A. Gorin, profesora de Ciencias Psicológicas, en el Institute for Collaboration on Health, Intervention, and Policy, de la Universidad de Connecticut, Estados Unidos, halló que si uno de los miembros de la pareja adopta un programa de adelgazamiento puede inspirar a su cónyuge a imitarlo.

Gorin dice al respecto:

Cuando alguien cambia su comportamiento, las personas a su alrededor también lo hacen.

Si el paciente trabaja con su proveedor de atención médica, se une a un enfoque de estilo de vida basado en la comunidad, como el programa Weight Watchers, o intenta perder peso por sí mismo, sus nuevos comportamientos saludables pueden beneficiar a otros en sus vidas.

Detalles del estudio de Amy A. Gorin

Para el estudio se reclutó a 130 parejas que pesaban, aproximadamente, 94 kg y se sometió a uno de sus miembros a un programa de adelgazamiento de 6 meses (Weight Watchers). Al otro se le entregó un folleto sobre alimentación saludable, dietas, ejercicios, etc. y se comprometía a asistir a evaluaciones periódicas. Al finalizar el período establecido, se pudo observar que 1/3 de las parejas no participantes del programa había adelgazado, aproximadamente, un 3% de su peso inicial.

Si en la pareja uno pierde peso puede complicar la relación o afianzarla

Según un estudio realizado por la Dra. Lynsey Romo, de North Carolina State University, Estados Unidos, publicado en 2013 la revista Health Communication, cuando uno en la pareja comienza una dieta para adelgazar y pierde peso, el otro miembro puede enfadarse y eso hacer peligrar la relación.

Este estudio realizó un seguimiento de 21 parejas que entraron en un programa de pérdida de peso y posteriormente debieron completar un formulario respondiendo preguntas acerca de cómo esto afectó su relación.

La mayoría de las parejas se sintieron más conectadas y la pérdida de peso los inspiró a ambos a seguir un estilo de vida más saludable. En tanto en el extremo opuesto, otros menos se sintieron amenazados por el adelgazamiento de sus compañeros/as y se resistieron, saboteándolos de diversas formas.

Lynsey Romo responsable del estudio explicó:

Es realmente importante para el compañero de alguien que intenta perder peso apoyar a su pareja sin sentirse amenazado por sus cambios de salud. Este enfoque ayudará a las personas a perder peso sin poner en peligro la calidad de su relación.

El estudio de la Dra. Lynsey Romo, anterior al de Amy A. Gorin, si bien resalta el aspecto negativo que puede tener para la pareja el que uno de sus miembros pierda peso, destaca que en la mayoría de los casos los efectos son beneficiosos para la relación. De este modo, ambos llegan a conclusiones similares. Si uno de los miembros de la pareja adopta hábitos de vida saludables, puede producirse un efecto domino que lleve a que el otro también lo haga, redundando en beneficio para la salud de los dos.

Puntaje: 
Sin votos aún