Epilepsia en América Latina

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso. Se estima que en el mundo 50 millones de personas la padecen. El 85% de los casos se da en los países no desarrollados y más de la mitad de éstos últimos no reciben tratamiento. De acuerdo a datos presentados en agosto de 2013, en El Taller Internacional Latinoamericano desarrollado en Santiago de Chile, existe una brecha importante en lo que refiere al tratamiento médico en América Latina y el Caribe.

Según Leticia Munive Báez, presidenta de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica AC, en México la epilepsia representa el 50% de las enfermedades neurológicas y el 70% de los reportes a nivel nacional pertenecen a pacientes de pediatría.

Sergio Córdova López, médico adscrito al Servicio de Neurología del Hospital Español de México explicó en el marco del “Día Púrpura en apoyo a pacientes con Epilepsia” el 26 de marzo de 2016:

En México cerca de dos millones de personas tienen epilepsia, la cual se presenta mayoritariamente en dos tramos de edad: antes de los 15 años –por problemas del desarrollo cerebral– y después de los 65 años –como secuela de un infarto cerebral-; en jóvenes y adultos se asocia a cisticercosis cerebral, tumores o secuelas de golpes graves en el cerebro.

…hasta el 55% de los pacientes no reciben atención médica o su tratamiento tampoco es el adecuado por no haberse realizado el diagnóstico oportuno.

La epilepsia en América Latina

La salud en Latinoamérica suele tener carencias si se la compara con la de los países desarrollados. Según datos del informe sobre la epilepsia en América Latina y el Caribe preparado por la Organización Panamericana de la Salud y presentado en Washington en 2013, las dos terceras partes de los países en vías de desarrollo no cuentan con un programa de atención a la epilepsia en el sector público y el 80% no posee legislación relacionada con la enfermedad.

Un 36% de los países no disponen de datos básicos sobre epilepsia recopilados mediante sus sistemas nacionales de información en salud; este es un elemento crítico que necesita ser abordado por las autoridades nacionales de salud. La investigación epidemiológica, de servicios y de calidad está poco desarrollada en ALC; por ejemplo, solo un 40% de los países reportaron disponer de algún estudio epidemiológico sobre la epilepsia.

Como promedio anual, se producen en ALC 5.870 defunciones por epilepsia (como causa primaria), lo que representa una tasa de 1,04 por 100.000 habitantes.

Según un artículo publicado en 2012 en la revista The Lancet, por científicos de la organización “Wellcome Trust”, la elevada incidencia de la epilepsia en Latinoamérica es consecuencia de factores prevenibles como las infecciones parasitarias.

Héctor García, del Instituto de Ciencias Neurológicas en Lima, Perú, uno de los autores del artículo explicó:

En general, los países en desarrollo parecen tener entre dos y tres veces la carga de epilepsia que se encuentra en Europa y Norteamérica.

Para el artículo, el investigador peruano junto con el profesor Charles Newton de la Universidad de Oxford, realizó una revisión de los estudios publicados para llegar a tener un panorama sobre la situación de la epilepsia en América Latina. Así llegaron a la conclusión de que un elevado porcentaje de los casos de la enfermedad, son consecuencia de complicaciones en el parto, lesiones en la cabeza e infecciones parasitarias.

Héctor García explicó sobre este punto:

Las parasitosis asociadas a epilepsia en mayor grado son la neurocisticercosis y la malaria.

Falta de tratamiento para la epilepsia en América Latina

La vicepresidenta para Latinoamérica del Buró Internacional para la Epilepsia, Lilia Núñez, informó sobre la situación de la epilepsia en América Latina:

En esta región 70 por ciento no son tratados porque no son diagnosticados o lo son y no hay acceso al tratamiento, y las políticas nacionales de salud no existen en todos los países de la región.

Según indica el profesor García en el artículo, más del 60% de la población de América Latina no recibe tratamiento o por lo menos, no el tratamiento correcto.

La disponibilidad y el costo de los medicamentos antiepilépticos es de hecho una barrera importante, a pesar de que comprados internacionalmente podrían costar tan poco como 20 a 40 dólares por año por persona, y cambiarle la vida al paciente y a su familia.

El profesor Charles Newton por su parte indicó:

…las instalaciones adecuadas para diagnóstico, tratamiento y manejo de la enfermedad son virtualmente inexistentes en muchas de las regiones más pobres del mundo.

Mucha gente con epilepsia o sus familias ni siquiera saben que tienen una enfermedad que puede controlarse con tratamientos.

Puntaje: 
Sin votos aún