Es más frecuente en los hombres
Es más frecuente en los hombres

Se trata del estrechamiento anormal del conducto que transporta la orina desde la uretra para afuera del organismo, como consecuencia infecciones o traumatismos.

Las causas pueden ser tejido cicatricial o inflamación como consecuencia de una enfermedad, intervención quirúrgica o lesión. O la presión ejercida por un tumor que crece cerca de la uretra (poco frecuente).

Es más frecuente en hombres que en mujeres.

Factores de riesgo:

  • Uretritis repetitiva
  • Infección de transmisión sexual
  • Hiperplasia prostática benigna (HPB)
  • Procedimientos de colocación de sonda en la uretra, catéter o cistoscopio
  • Lesión en la zona de la pelvis

Síntomas

  • Orina oscura o con sangre
  • Dificultades para orinar
  • Micción frecuente o urgente
  • Incontinencia
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Micción dolorosa
  • Sangre en el semen
  • Dolor en la pelvis
  • Chorro de orina en forma de rocío
  • Flujo de orina lenta
  • Hinchazón del pene
  • Disminución del gasto urinario
  • Secreción de la uretra
  • Retención urinaria

Exámenes de diagnóstico:

  • Medición del residuo posmiccional
  • Exámenes para gonorrea y clamidia
  • Tasas del flujo urinario
  • Cistoscopia
  • Uretrograma retrógado
  • Análisis de orina
  • Urocultivo

Tratamiento

Se puede dilatar la uretra durante la cistoscopia bajo el efecto de anestesia local, mediante la inserción de un instrumento delgado.

También se puede tratar aprendiendo a dilatar la uretra.

En los casos en que la dilatación no es posible o no ha sido efectiva, se puede recurrir a la cirugía de corrección. Las opciones de intervención quirúrgica varían según la localización y la extensión de la estenosis. Cuando es corta y está alejada del esfínter urinario, las alternativas son cortarla a través de cistoscopia o insertar un dispositivo de dilatación.

Para los casos de estenosis más prolongadas, puede realizarse una uretroplastia abierta, procedimiento que implica la extirpación de la parte afectada y posterior reconstrucción. Los resultados dependen del tamaño y la ubicación, la cantidad de tratamientos a los que se haya sometido el paciente y la experiencia del cirujano.

Como tratamiento de emergencia para los casos de retención urinaria aguda, puede colocarse una sonda suprapúbica, lo cual posibilita que la vejiga drene por el abdomen.

En caso de que todos los procedimientos anteriores fallen, puede implementarse una apendicovesicostomía, una desviación urinaria, lo cual permite al paciente realizar el autosondaje de la vejiga a través de la pared abdominal.

Expectativas

El pronóstico con tratamiento es alentador, pero pueden ser necesarias terapias para la eliminación del tejido cicatricial.

Complicaciones

Bloqueo total del flujo de orina, provocando retención urinaria aguda.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)