Glaucoma

Es una enfermedad degenerativa que produce daño en el nervio óptico, producida, en la gran mayoría de los casos, por el incremento de la presión intraocular. En Estados Unidos es la segunda causa más frecuente de ceguera.

Tipos de glaucoma

  • Glaucoma de ángulo abierto: Es el tipo más común de glaucoma. Se desconoce cual es la causa, pero la tendencia es que es hereditario. Con el tiempo aumenta la presión ocular, que empuja al nervio óptico.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: Este tipo de glaucoma se produce cuando se bloquea repentinamente la salida del humor acuoso (líquido claro producido en el iris), lo cual produce una subida brusca, dolorosa e intensa de la presión dentro del ojo. Es una situación que requiere atención inmediata. Algunos medicamentos y las gotas para dilatar los ojos pueden favorecer el glaucoma de ángulo cerrado
  • Glaucoma congénito: Se presenta principalmente en bebés cuando nacen, es hereditario y es producido por el desarrollo anormal ocular
  • Glaucoma secundario: Este tipo de glaucoma es causado fundamentadamente por un traumatismo, enfermedades sistémicas, oculares (por ejemplo uveítis), algunos fármacos (corticoides, por ejemplo)

Síntomas

  • Glaucoma de ángulo abierto
    • En general suele no haber síntomas
    • La pérdida de la visión lateral o periférica es lenta
    • Cuando hay pérdida de visión el daño ya es muy grave
    • Este tipo de glaucoma avanzado puede conducir a la ceguera
  • Glaucoma de ángulo cerrado
  • Los síntomas pueden manifestarse y desaparecer en los primeros tiempos o ir empeorando continuamente.

    • Dolor repentino e intenso en el ojo
    • Náuseas y vómitos
    • Enrojecimiento de los ojos/li>
    • Visión borrosa, nublada
    • Aureolas similares al arcóiris contorneando de la luz
    • Sensación de inflamación en los ojos
  • Glaucoma congénito
  • Los síntomas en el bebé comienzan a notarse cuando éste tiene algunos meses de vida.

    • Agrandamiento de alguno de los ojos
    • Sensibilidad a la luz
    • Oscuridad en la parte del frente del ojo
    • Enrojecimiento de los ojos
    • Lagrimeo

    Tratamiento

    El principal objetivo del tratamiento es disminuir la presión ocular y detener el avance del daño en el nervio óptico. El nervio dañado no se recupera, pero con la detección temprana se puede lograr frenar el progreso de la enfermedad.

    Se puede disminuir la presión con tratamiento farmacológico y para los casos más serios se puede recurrir a la cirugía (iridotomía). El glaucoma congénito es tratado generalmente con cirugía.

    El glaucoma de ángulo cerrado se trata con gotas para los ojos y fármacos para la presión ocular y en algunos casos con cirugía.

    En los casos de glaucoma secundario, el tratamiento contribuye a aliviar los síntomas.

Puntaje: 
Sin votos aún