La carne roja

La carne es un alimento que tiene muy mala prensa, puesto que se la asocia con enfermedades cardiacas, colesterol alto y algunos tipos de cáncer. Pero lo cierto es que no todas las carnes son iguales, aportan los mismos nutrientes y además lo perjudicial radica, generalmente, en la forma y cantidad en que se consume y no en la carne en sí misma. Ya que es una fuente de proteínas, hierro, aminoácidos, vitaminas, potasio, fósforo y zinc, fundamentales para el organismo.

La Organización Mundial de la Salud aconseja el consumo de carnes magras para una mejor calidad de vida. Esto elimina o reduce, obviamente, la ingesta d carne procesada como la de hamburguesas compradas, salchichas, tocino, etc., ya que tienen un alto contenido de grasas saturadas, lo cual incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas y colesterol.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA), carnes magras son las que contienen cada 100 gramos, menos de 10 gramos de grasa total, 4.5 gramos o menos de grasa saturada y menos de 95 miligramos de colesterol. Entre ellas están la parte de la paletilla del cordero el lomo o solomillo del cordero y la carne picada de estos cortes.

Entre las propiedades benéficas para la salud de la carne están:

  • Proteínas de alta calidad
  • Las proteínas de la carne son completas, lo cual quiere decir que aportan todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo es incapaz de producir por sí mismo. Es necesario consumir diariamente proteínas, puesto que el organismo no las almacena así como lo hace con los hidratos de carbono o las grasas. Las proteínas son fundamentales en la alimentación, ya que fortalecen los músculos, los huesos y la piel.

  • Aporte de hierro
  • El hierro es un mineral esencial para el organismo, compone la hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno a las células. Además aporta fósforo, zinc, selenio y magnesio, que contribuyen al funcionamiento correcto de las células. La carne roja es necesaria para aquellas personas que padecen anemia o niveles bajos de hierro.

  • Aporte de vitamina B12
  • La carne roja aporta vitamina B12, esencial para el sistema nervioso central y la formación de glóbulos rojos. Bajos niveles de vitamina B12 puede casar anemia, entumecimiento de brazos y piernas, pérdida del equilibrio y debilidad. A su ve, la vitamina B12 es fundamental para la salud cardíaca, previene el envejecimiento, protege y repara el ADN para disminuir el riesgo de cáncer.

Entre los riesgos para la salud de la carne están:

  • Riesgo cardiovascular
  • El consumo de carnes rojas, especialmente, las procesadas, incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Según un Studio del Departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard, el consumo diario de una porción de carne roja, aumenta el riesgo de muerte en un 13% y el de carne procesada en un 20%. De acuerdo a un estudio de especialistas de la Clínica Cleveland, Estados Unidos, la carne roja contiene una proteína llamada carnitina, que al ser metaboliza se transforma en una sustancia química llamada TMAO, que favorece la acumulación de colesterol en las arterias.

    Además las carnes rojas procesadas contienen fosfatos, sodio, nitratos y otros aditivos que aumentan el riesgo cardiaco.

  • Gota
  • Las carnes rojas y derivados como patés y embutidos, tienen un elevado contenido de purinas. Éstas son unas sustancias que si son consumidas de forma excesiva, pueden provocar elevados valores de ácido úrico en sangre, lo que puede causar gota.

  • Cáncer de mama
  • Según una investigación de la Universidad de Harvard, el consumo excesivo de carnes rojas, puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. De acuerdo a los científicos, creen que las proteínas de la carne apresuran la tasa de división de las células e intervienen en el crecimiento tumoral. Los residuos hormonales utilizados para el estímulo del crecimiento del ganado, pueden ser la causa del impacto negativo en la salud de los humanos.

  • Cáncer de colon
  • De acuerdo a una investigación realizada por el American Institute for Cancer Research y el Cancer Research Fund, el consumo de carnes rojas y carnes procesadas puede incrementar el riesgo de cáncer de colon. Según el mismo, el consumo semana de 690 gramos de carne roja, aumentaría el riesgo en un 17%.

La Asociación Americana del Corazón recomienda el consumo de carnes magras o de ave sin piel y una cantidad diaria que no supere los 140 – 170 gramos, para prevenir las enfermedades cardíacas y el colesterol.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 2 (1 vote)