Embolia arterial
Embolia arterial
umm.edu

Es la interrupción súbita del flujo sanguíneo a una parte u órgano como consecuencia de un coágulo.

Causas

Un émbolo es un pedazo de placa o coágulo y cuando remueven del lugar donde se han formado a otro lugar del cuerpo se llama embolia. La embolia arterial puede ser causada por uno o más émbolos. Éstos pueden tapar una arteria y bloquear el flujo de sangre. Esta obstrucción impide que la sangre y oxígeno lleguen a esos tejidos, lo cual puede causar daño o necrosis.

Los émbolos arteriales se presentan frecuentemente en los pies y las piernas. También pueden suceder en el corazón causando un ataque cardíaco en el cerebro provocando un accidente cerebrovascular.

Factores de riesgo

  • Fibrilación auricular: El riesgo de embolia se incrementa con la tendencia a la formación de coágulos. Entre los factores que producen dicho aumento están el daño o lesión a una pared arterial y afecciones que aumentan la coagulación sanguínea
  • Estenosis mitral: Aumenta el riesgo de embolia, fundamentalmente cerebral
  • Ateroesclerosis: El endurecimiento de las arterias que favorece la formación de coágulos que pueden desprenderse y llegar hasta los piernas y pies

Síntomas

Pueden no presentarse síntomas y cuando los hay pueden manifestarse lenta o rápidamente, dependiendo del tamaño del émbolo y de que tan grande sea el bloqueo del flujo sanguíneo.

Los síntomas de embolia arterial en brazos y piernas pueden incluir:

  • Disminución o falta del pulso en un brazo o pierna
  • Falta de movilidad en un brazo o pierna
  • Espasmo muscular en la zona afectada
  • Palidez en brazo o pierna
  • Brazos o piernas fríos
  • Manos o dedos fríos
  • Dolor muscular en la zona afectada
  • Entumecimiento y hormigueo en el brazo o la pierna
  • Debilidad en brazo o pierna
  • Ampollas en la zona de la piel irrigada por la arteria afectada
  • Úlceras cutáneas
  • Cambio de piel
  • Necrosis, piel dañada y oscura

Los síntomas de un coágulo en un órgano cambian según el órgano comprometido y pueden incluir:

  • Disminución temporaria de la función del órgano
  • Dolor en la parte comprometida

Tratamiento

La embolia arterial debe ser tratada en un centro de salud. Los principales objetivos del tratamiento, son controlar los síntomas y mejorar el flujo de sangre interrumpido a la zona del cuerpo afectada. Si se logra identificar la causa, debe ser tratada para prevenir problemas ulteriores.

El tratamiento farmacológico puede incluir:

  • Anticoagulantes para prevenir la futura formación de coágulos
  • Analgésicos por vía intravenosa
  • Medicación antiplaquetaria (ácido acetilsalicílico, por ejemplo), para prevenir la formación de nuevos coágulos
  • Trombolíticos (estreptocinasa, por ejemplo) que pueden ayuda a que se disuelvan los coágulos

Hay casos en los que puede ser necesaria la intervención quirúrgica. Entre los procedimientos usados están:

  • Derivación de la arteria para crear una nueva fuente de flujo de sangre
  • Abertura de la arteria con una endoprótesis vascular (Stent) o con un catéter con balón (angioplastia)
  • Extracción del coágulo con cirugía abierta de la arteria o con un catéter con balón

Pronóstico

El pronóstico depende del lugar donde esté localizado el coágulo y de qué tan grande haya sido el bloqueo del flujo sanguíneo a la zona afectada. La embolia arterial puede ser peligrosa si no es tratada a tiempo.

La zona afectada puede sufrir serios daños permanentes y en un 25% de los casos, aproximadamente, requerir la amputación del miembro.

La embolia arterial puede reaparecer, inclusive luego de un tratamiento con éxito.

Complicaciones

  • Infección del tejido afectado
  • Accidente cerebrovascular
  • Insuficiencia renal temporaria o permanente
  • Ataque isquémico transitorio
  • IM agudo
  • Shock séptico
  • Disminución o pérdida temporaria o permanente de las funciones de los órganos
  • Necrosis (muerte del tejido) y gangrena
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (2 votes)