Médico examina lunar tipo melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más grave, aunque es menos frecuente que el de las células basales o las células escamosas que son tipos más comunes. En etapas avanzadas, si se propaga a los órganos internos puede causar la muerte. Sin embargo, es poco habitual que avance sin que el paciente lo note y afortunadamente, en general, en fases tempranas tiene cura. Por ello, es tan importante estar atentos a los cambios en los lunares existentes o las apariciones de nuevos lunares o manchas en la piel.

Las manchas y lunares de color amarronado en general son benignos. Los tumores melanocíticos suelen ser de color marrón o negro, debido a que la mayoría de las células siguen produciendo melanina. Pero puede haber otros que no la producen, por ero son de color rosa, blanco o café claro y aun así son malignos.

Los tumores tipo melanoma pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo. Sin embargo, lo más común es que comiencen en las mujeres en las piernas y en los hombres en el tronco. Otras partes habituales son el rostro y el cuello.

Factores de riesgo

  • Exposición a los rayos UV (luz del sol, camas bronceadoras): Es el factor de riesgo más importante. Aproximadamente el 86% de los melanomas son consecuencia de ello.
  • Tener muchos lunares: Tener más de 100 lunares en su cuerpo, tiene mayor riesgo de desarrollar melanoma.
  • Antecedentes familiares de melanoma: El riesgo se incrementa si un familiar directo como madre, padre o hermanos lo han padecido. Alrededor del 10% de las personas con melanoma tienen antecedentes en sus familias.
  • Nevos displásicos: Son lunares atípicos de aspecto raro. Aproximadamente un 50% de los pacientes con melanoma presentan este tipo de lunares.
  • Sistema inmunológico debilitado: Las personas que tienen sistemas inmunológicos debilitados como aquellos que han recibido un trasplante, tienen dificultades de para combatir el cáncer y ello incrementa el riesgo de padecerlo.
  • Tener la piel muy blanca, cabello claro y pecas: Las personas muy blancas con cabello rubio o pelirrojo, ojos claros y pecas, presentan mayor riesgo.

Tratamiento

La intervención quirúrgica es el principal tratamiento para el melanoma. Se retira con un bisturí todo el tumor y la piel que lo rodea por motivos de seguridad.

En algunos casos las células malignas se trasladan hacia los ganglios linfáticos y en estos casos puede ser necesario extirparlos para evitar que sigan propagándose a otras zonas del cuerpo.

En los casos de melanoma en etapas avanzadas, puede utilizarse tratamiento de radioterapia, quimioterapia o inmunoterapia, para evitar que la enfermedad avance.

Prevención

Si bien los melanomas hereditarios no pueden ser prevenidos, sí aquellos que son consecuencia de las radiaciones UV. Por ello, es tan importante la protección del sol, usando sombreros, camisetas y cremas con protección solar.

Otra medida preventiva es examinar los lunares, su aspecto, su forma, los cambios que puedan experimentar o la aparición de nuevos lunares o manchas.

Puntaje: 
Sin votos aún