Adolescentes más propensos a tomar si padres beben
Posibles consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Según una investigación de la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA), publicada recientemente, los adolescentes que viven con un papá o una mamá que conduce bajo los efectos del alcohol o sustancias son más propensos a repetir esta conducta.

Este estudio se realizó en base a datos tomados de una encuesta nacional que incluyó a cerca de 67.500 adolescentes desde los 12 años. Hallando que, aproximadamente, el 18% de los adolescentes de entre 16 y 17 años que vivían con una mamá que andaba al volante alcoholizada o drogada también lo hacían, frente al 11% que también lo hacía pese a que su madre no.

Los investigadores encontraron que el rol del padre parecería ser aún más influyente en la conducta de los hijos adolescentes, puesto que el 21,4% de los adolescentes que vivían con un papá que conducía alcoholizado o bajo el efecto de sustancias, tendía a repetir esta conducta ante el 8.4% de los que lo hacían pese a que sus papas no lo hicieran.

Pamela Hyde, administradora de la agencia SAMHSA, señaló en un comunicado de prensa:

Los padres podrían desempeñar un papel clave en la prevención de la conducción tras el consumo de alcohol o las drogas, comenzando con dar un buen ejemplo.

Los padres que beben o usan drogas y conducen no solo ponen en riesgo inmediato sus propias vidas y las de los demás, sino que aumentan las probabilidades de que sus hijos repitan esta conducta destructiva.

Estudio de la Universidad de Florida

Un estudio en la misma línea que el anteriormente mencionado, realizado por investigadores de la Universidad de Florida, encontró que el 6% de los adolescentes cuyos padres bebían aunque sea ocasionalmente, habían conducido bajo los efectos del alcohol antes de los 21 años. Frente al 2% de aquellos adolescentes que lo habían hecho aunque sus padres no bebieran nunca.

Esta investigación publicada en “JournalAccident Analysis & Prevention”, muestra al igual que el estudio anterior, que la conducta de los padres influye de manera determinante en la conducta de sus hijos, especialmente cuando son adolescentes.

La doctora Mildred Maldonado-Molina, profesora asociada de Resultados y Políticas de Salud del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida señaló:

Es importante que los padres sepan que su conducta tiene un efecto, primero, en la edad de desarrollo (cuando sus hijos son adolescentes), pero además en su conducta futura como adultos jóvenes.

Puntaje: 
Sin votos aún