Primary tabs

En un estudio realizado en Japón investigadores encontraron que la risoterapia y la musicoterapia pueden tener efectos benéficos para la hipertensión.

Según un estudio realizado recientemente por investigadores de la Universidad de Osaka en Japón, presentado en la American Heart Association’s Nutrition de Atlanta, la risa y la música pueden contribuir a reducir la presión arterial en personas de mediana edad.

Además de mejorar el estado anímico, los investigadores japoneses se propusieron investigar si tanto la musicoterapia como la risoterapia, podían ayudar a disminuir la presión alta (hipertensión), una condición que se asocia con serios problemas de salud.

Intervención

Para ello, con 79 participantes de entre 40 y 74 años, formaron 3 grupos que fueron sometidos a distintas intervenciones. Uno de ellos conformado por 32 personas, tuvo sesiones de 1 hora de música (cantar, escuchar música no sólo en la sesión propiamente, sino también en casa) cada dos semanas. El otro conformado por 30 personas, tuvo sesiones de risa (estimulados por “yoghis risa” a través del contacto visual, escuchando Rakugo (un tipo de comedia japonesa), ejercicios de yoga y de respiración). Y el último grupo, el de control, conformado por 17 personas, no fue sometido a ningún tipo de intervención.

Posteriormente los investigadores se dedicaron a estudiar los efectos de las sesiones.

Resultados

Los investigadores tomaban la presión de los participantes antes y después de la sesiones tanto de risa como de música. Observando así que la presión del primer grupo (el de la risa) era 7mmHg más baja y en el segundo (el de la música) 6mmHg más baja, en comparación con las lecturas realizadas previo a las sesiones. Mientras que en la presión arterial del grupo de control, en el que no se realizó ninguna intervención, no se observó cambio alguno.

El autor líder del estudio, Eri Eguchi, investigador en salud pública de la Universidad de Osaka, sostiene que una de las posibles explicaciones en la baja de presión de los participantes de los grupos sujeto de intervención, es que el nivel de cortisol (marcador de estrés) disminuyó inmediatamente después de las sesiones de música y/o risa.

Él y sus colegas creen también que el yoga podría asociarse con la disminución en la presión arterial y señaló que en próximas investigaciones, esta será la relación que buscarán.

Agregaron, además, que puede ser que los sujetos participantes de la intervención se sientan más motivados a cambiar sus hábitos, adoptando conductas más saludables, lo que puede traducirse en el descenso en la presión. De hecho según señalan los datos obtenidos, entre los participantes de los grupos intervenidos aumentó la cantidad de ejercicio físico.

Esta investigación asocia las terapias de la risa y de la música con la disminución de la presión arterial, pero no demuestra la causa - efecto.

Las mejoras en la presión arterial se observaron durante los tres meses que duró la intervención, pero los investigadores no saben si estos efectos benéficos se mantendrán a largo plazo y sugieren que son necesarios más estudios para evaluarlo.

Estos resultados son considerados preliminares, puesto que no han pasado por la inspección necesaria para formar parte de una publicación médica.

Agregar comentario