Trastorno de movimientos estereotípicos

Se trata de una afección de la salud mental de la infancia, caracterizada por los movimientos sin propósito y repetitivos, que pueden incluir mecerse, mover las manos para uno y otro lado, hurgarse la nariz, rechinar los dientes o golpearse la cabeza. Estos movimientos en general interfieren con la normal actividad de la persona y potencialmente pueden causarle daño corporal.

Causas

Este trastorno es más frecuente en niños y los movimientos repetitivos pueden incrementarse ante situaciones de frustración, estrés o aburrimiento.

Cuando el trastorno de movimientos estereotípicos aparece sin otras afecciones, se desconoce la causa.

Estimulantes como las anfetaminas o cocaína, pueden provocar un período breve aunque grave de movimientos estereotípicos. Éstos pueden abarcar retorcimiento de las manos, piqueteo, tics de cabeza o morderse los labios reiteradamente. El consumo prolongado de estimulantes puede conducir a períodos más prolongados de este comportamiento.

Síntomas

  • Apretarse las manos o agitarlas
  • Golpearse el cuerpo
  • Morderse las uñas
  • Morderse a uno mismo
  • Golpearse la cabeza
  • Introducirse objetos en la boca
  • Mecerse

Exámenes de diagnóstico

El médico puede a través de un examen físico diagnosticar la afección. Deben hacerse exámenes para descartar otras potenciales causas de este tipo de comportamiento como ser el síndrome de Tourette, autismo, trastornos coreicos, tics o trastorno obsesivo compulsivo en niños pequeños.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa y debe focalizarse en ella, en los síntomas y la edad del paciente.

Debe modificarse un poco el entorno para que resulte más seguro para el paciente.

La psicoterapia y las técnicas conductuales son los tipos de tratamiento más efectivos.

Algunos fármacos como la naltrexona o los antidepresivos, pueden contribuir a la disminución de los síntomas.

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa del trastorno. Cuando son consecuencia del uso de drogas, en general, desaparecen espontáneamente luego de algunas horas. Sin embargo, si el abuso de estimulante se prolonga por demasiado tiempo, pueden extenderse por más tiempo. Los movimientos estereotípicos suelen desaparecer una vez que se suspende el uso de las drogas.

Cuando los movimientos estereotípicos son consecuencia de traumatismo de cráneo, pueden ser permanentes.

Cuando los síntomas son detectados y tratados a tiempo, puede reducirse el riesgo de autolesiones.

Complicaciones

Los movimientos estereotípicos severos prolongados pueden entorpecer el normal funcionamiento social.

Puntaje: 
Sin votos aún