Primary tabs

Micción frecuente

La necesidad de orinar con mayor frecuencia

La polaquiuria es la necesidad de orinar con mayor frecuencia de lo normal. La cantidad de orina puede ser igual a la normal, mayor o menor y puede ser un problema durante el día y la noche o sólo durante esta última que es lo que se conoce como nicturia).

Causas

Causas frecuentes:

  • Infección del tracto urinario (cistitis, uretritis, pielonefritis): Necesidad urgente y frecuente de orinar acompañada de dolor, malestar y fiebre
  • Embarazo: El aumento del tamaño del útero ejerce presión sobre la vejiga lo cual causa un incremento de la micción
  • Uso de diuréticos: Medicamentos utilizados para el tratamiento de la hipertensión, para eliminar el exceso de líquido del cuerpo, etc.
  • Cistitis intersticial: Dolor en la región de la pelvis y la vejiga y necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Problemas de próstata
  • Diabetes: La micción frecuente suele ser generalmente un síntoma temprano de la diabetes tipo 1 y tipo 2
  • Accidente cerebrovascular u otras enfermedades neurológicas

Causas menos frecuentes:

  • Disfunción de la vejiga
  • Cáncer de vejiga
  • Terapia de radiación
  • Vejiga hiperactiva

Síntomas

El síntoma más común es el aumento de la frecuencia en la micción (micción con intervalos de menos de 2 horas en el día y al menos 2 veces durante la noche).

Dependiendo de la causa pueden haber otros síntomas como:

  • Urgencia miccional (ganas urgentes de orinar)
  • Orina de color rosa, roja o amarronada o rastros de sangre en la orina
  • Orina turbia
  • Ardor y dificultades para orinar (disuria)

Exámenes de diagnóstico:

  • Cistometría: Análisis que mide la presión dentro de la vejiga para ver si funciona bien
  • Análisis de orina: Examen microscópico de la orina
  • Cistoscopia: Examen en el que se puede observar el interior de la vejiga y la uretra
  • Cistomanometría: Se utiliza para ver si hay algún problema nervioso o muscular que cause este problema
  • Ecografía
  • Pruebas neurológicas

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente.

  • Diabetes: En los diabéticos el tratamiento para la micción frecuente incluye un control de los niveles de azúcar en la sangre
  • Infección del tracto urinario: Antibióticos y líquidos
  • Uso de diuréticos: Modificaciones en la forma de tomarlos (en la mañana o con menor frecuencia)
  • Embarazo: Reducir el consumo de líquidos durante la noche para reducir la cantidad de veces que se va al baño
  • Problemas de próstata: Medicación o cirugía
  • Enfermedades neurológicas: Medicamentos o terapia del comportamiento
  • Síndrome de vejiga hiperactiva: Reentrenamiento de la vejiga, medicamentos
  • Cistitis intersticial: Tratamiento urológico
  • Cáncer de vejiga: Cirugía, quimioterapia o radiación

Complicaciones

La además de ser un signo de algún problema de salud, afecta la vida cotidiana al interferir con el trabajo, el sueño y la calidad de vida en general.

Agregar comentario