Bruxismo
flickr.com

Se trata de un proceso que el sujeto realiza de forma inconsciente, y que puede destruir la dentadura mejor cuidada, si no empieza a tratarse a tiempo. Los primeros síntomas suelen ser dolores de cabeza y mandíbula al despertarse.
Lo normal es apretar los dientes apenas unos pocos minutos cada día, sin embargo, quienes padecen esta afección, denominada por los dentistas como "bruxismo", suelen tenerlos así varias horas, lo que genera un desgaste considerable de las encías mucho antes del tiempo normal.

No existe todavía una causa reconocida por los expertos que desencadene esta actividad, sin embargo, coinciden en señalar como posibles influencias, una vida muy intensa de actividad y estados de nervios o ansiedad. La Universidad de Helsinki, en Finlandia, desarrolló un estudio en el que se mostraron como resultados, que algunas personas a través del bruxismo conseguían aplacarse en estado de nervios y tensión.

Del estudio se desprendió, que cualquier persona está sometida a situaciones de estrés o nerviosismo a lo largo de toda una jornada diaria, sin embargo, hay algunas que son incapaces de hacer una desconexión de lo acontecido antes de irse a dormir, con lo cual de forma inconsciente están dañándose la dentadura. Además de poder desencadenar otros problemas psicológicos, por no dejar de pensar en determinadas cuestiones.

En la Universidad de Loyola, Chicago, desarrollaron otro estudio para poder complementar los resultados a los obtenidos en Finlandia. Las conclusiones arrojaron, que hay determinadas personas, candidatos potenciales a sufrir de bruxismo. Se trataría de personas siempre en estado de alerta para hacer cualquier tipo de tarea, que no permiten delegar a otros sus responsabilidades y son incapaces de apartar la competitividad de su vida en cualquier situación.

En principio según señalan los estudios, esta actividad se desarrolla en tres mujeres por cada hombre, siendo las etapas más determinantes, las edades entre 20 o 35 años.

Esta actividad se produce indiferentemente por el día o por la noche, mientras se duerme, aunque suele darse con mayor frecuencia en los hombres en horas diurnas, mientras que en las mujeres mientras duermen de madrugada.

Las personas tranquilas, los fumadores o bebedores habituales, también entran en el riesgo de desarrollar el bruxismo. Como aquellas personas que no mantienen horarios del sueño habituales y los cambian a menudo, o quienes ingieren más de seis tazas de café o té al día.

Los expertos recomiendan relajarse siempre una hora antes de ir a dormir, tratar de no pensar en ese período en los problemas que se han tenido a lo largo del día,, estar pendientes de tener la mandíbula relajada, al menos durante el día, y durante la ducha relajarse, dejando caer agua caliente entre el cuello y la zona alta de la espalda.

Puntaje: 
Sin votos aún