Las fresas inhibirían la activación del agente NMBA (nitrosomethylbenzylamine) asociado con el cáncer.

Las fresas contra el cáncer de esófago

Según los resultados de un pequeño estudio preliminar (aún no ha sido sometido al peer review antes de ser publicado en una revista médica) realizado por el investigador Tong Chen, profesor asistente de medicina de la Ohio State University Comprehensive Cancer Center, Columbus y financiado por California Strawberry Commission, el consumo de fresas puede proteger del cáncer de esófago a aquellas personas con alto riesgo.

Luego de que un estudio realizado en animales demostrara que las fresas podían ofrecer beneficios en la lucha contra el cáncer de esófago, Chen resolvió investigar sus efectos en humanos.

El cáncer de esófago es el sexto tipo de cáncer más mortal en el mundo. Según la Sociedad Americana del Cáncer, 16.640 nuevos casos fueron diagnosticados durante 2010 en los Estados Unidos, de los cuales 14.500 tuvieron un desenlace fatal.

Factores de riesgo para el cáncer de esófago

Entre los factores de riesgo para esta enfermedad están:

  • Fumar
  • Beber alcohol
  • Carencia de frutas y verduras en la dieta

El estudio preliminar de Chen

Para la realización del estudio que fue presentado en la American Association for Cancer, reunión anual celebrada en Orlando, Chen evaluó el uso de fresas liofilizadas en 36 personas de en promedio 54 años de edad, la mayoría fumadores, con lesiones precancerosas del esófago.

Chen pidió a los participantes del estudio, que comieran diariamente alrededor de 2 onzas de fresas liofilizadas, las fresas fueron utilizadas en la forma liofilizada, para incrementar el potencial de los ingredientes que combaten el cáncer, ya que al eliminar el agua aumenta 10 veces la concentración de las sustancias preventivas.

Los participantes llevaron un registro diario de la ingesta de fresas.

A todos se les había realizado una biopsia de esófago antes y se les realizó otra después del estudio. Al comienzo, 31 de ellos tenían displasia leve y cinco tenían displasia moderada.

La displasia leve es una condición precancerosa en que hay alrededor del 25% de probabilidades de desarrollar cáncer en 15 o 20 años. Mientras la moderada tienen un 50% de posibilidades en el mismo lapso de tiempo.

Resultados

El consumo regular de fresas parece que enlentece el avance de la enfermedad.

  • 29 de los 36 experimentaron una reducción del nivel de las lesiones precancerosas
  • 6 de los participantes no experimentó ningún cambio
  • 1 experimento aumento en el nivel de las lesiones

El NMBA (nitrosomethylbenzylamine) es un agente vinculado con el cáncer de esófago y lo contienen algunos alimentos conservados en vinagre, el tocino frito y también el humo de tabaco.

Chen y su grupo de investigadores, creen que las fresas pueden inhibir la activación de este agente, garcías a su contenido de vitaminas, minerales y ácido fólico.

Otras opiniones

Según Stephen Shibata, profesor clínico de la oncología médica en la Ciudad de la Esperanza Comprehensive Cancer Center en Duarte, California, este estudio es interesante pero al ser preliminar quedan muchas dudas.

Habría que investigar más para asegurarse de que no es casualidad. Comparar los estudios en los que se comen con los que no se comen fresas, señala Marji McCullough, epidemiólogo de la Sociedad Americana del Cáncer.

Pero de todos modos, una dieta rica en frutas y verduras, evitar el consumo de tabaco, alcohol y la obesidad, son buenas maneras de prevenir y reducir el riesgo de esta enfermedad.

Agregar comentario