Día mundial del asma

Desde 1998, se celebra cada año el primer martes del mes de mayo por impulso de la Organización Mundial de la Salud y de la GINA (Iniciativa Mundial Contra el Asma), el Día mundial del Asma. El fin de designar un día a dicha celebración, es reflexionar e informar sobre la enfermedad a toda la población.

Es una enfermedad crónica que suele comenzar en la infancia y que se caracteriza por ataques recurrentes que incluyen silbancias, disnea, tos, ansiedad, aceleración del pulso, entre otros. Estos síntomas pueden sobrevenir varias veces en un mismo día o en una semana. Hay personas en los que se agravan en la noche o durante el ejercicio físico. Los síntomas del asma causan comúnmente insomnio, fatiga durante el día, ausentismo escolar y laboral, disminución de la actividad.

Actualmente en el mundo un 5% de la población, cerca de 235 millones de personas padecen esta enfermedad. En Estados Unidos cerca de 25 millones de personas padecen asma, 7 millones de los cuales son niños. En España el asma constituye la primera causa de ausentismo escolar y hospitalización infantil.

Según la Organización de la Salud, el asma es la enfermedad crónica más común en los niños, pero puede mantenerse controlada con planes de prevención y tratamientos adecuados a la sintomatología de cada cado particular.

El lema 2013 del Día Mundial del Asma es Puedes controlar tu asma, ya que pese a que se tarta de una enfermedad crónica, cuanto más se controle será menos activa.

Entre las recomendaciones en este sentido están:

  • Realizarse controles ambulatorios con un medidor de flujo espiratorio máximo regularmente y apuntar las mediciones para llevar un control y seguimiento de las vías aéreas
  • Apegarse al tratamiento y evitar los factores desencadenantes

Factores desencadenantes del ataque de asma

  • Alergenos: Moho, polen, ácaros, perfumes, pelo de animales, humo de tabaco, cucarachas domésticas, polvo de carbón
  • Cambios ambientales como de temperatura y humedad
  • Patología sinusal
  • Algunos fármacos
  • Infecciones víricas
  • Reflujo gastroesofágico
  • Ejercicio físico
  • Ansiedad emocional
  • Algunos alimentos: Pescado, huevos, frutos secos, mariscos

Evitando la exposición a los agentes desencadenantes y llevando un control del asma, se puede impedir la agudización y agravamiento de la enfermedad.

¿Cuándo está controlada la enfermedad?

  • En las personas con asma leve: La enfermedad está bajo control cuando no necesitan medicación
  • En las personas con asma moderado o grave: La enfermedad está controlado cuando necesitan pequeñas dosis de medicación. En estos casos los síntomas están minimizados y si existen no obstaculizan el desarrollo habitual de la vida cotidiana
Puntaje: 
Sin votos aún